Caqui, fruta tropical y antioxidante otoñal

El caqui libera en nuestros paladares todos los matices de la suavidad y dulzura de su pulpa que contrastan con la dureza de su cáscara. Esta fantástica fruta otoñal es una maravillosa aliada de nuestra salud.

Los mayores productores europeos son Italia y España.

En 1998 se reconoció la producción que se lleva a cabo en la Comunidad Valenciana con la Denominación de Origen Protegida otorgada por el M.A.P.A.

Desde hace varios años, se cultiva sistemáticamente en la comarca de la Ribera de Xuquer (España) y en la ribera del Segura. La variedad autóctona “Rojo Brillante” es la única amparada en la denominación de origen “Kaki Ribera del Xúquer”. Surgió de forma espontánea como consecuencia de la siembra de semillas en el margen de una parcela en el término municipal de Carlet.

El caqui (del género Diospyros) es el nombre genérico de varios árboles cultivados por sus frutos llamados caquis (/kaki/). Etimológicamente procede del japonés kaki. Son árboles de la familia del ébano (Ebenaceae) de hasta 12 metros de altura.

El fruto es una baya con el cáliz pegado que puede ser astringente (por la presencia de taninos unas sustancias amargas que provocan aspereza en el paladar y que van desapareciendo a medida que la fruta madura) y entonces se da una maduración completa en el árbol o no astringentes y de maduración completa después de la cosecha. Tiene la particularidad de que no se puede consumir en el momento de la recolección, ya que necesita un proceso de sobre maduración debido a su aspereza, por lo que se suele tratar antes untándolo con alguna clase de bebida alcohólica fuerte, como el coñac, el aguardiente o la cazalla.

Orígenes del caqui

El caqui, “palo santo” o kaki, es una sabrosa fruta originaria de China y Japón, que se cultiva desde el siglo VIII. Desde 1870 se cultiva en Europa. El árbol (Diospyros, procedente del griego “fruto divino”) pertenece a la familia de las Ebanáceas. Este fruto los distinguimos entre astringentes (rojo brillante o persimon…) o no astringentes (Sharoni, Fuyu…).

La astringencia en la variedad de caqui persimon se detecta por su sabor amargo y aspereza del paladar y se debe a la presencia de taninos en la pulpa que se va reduciendo según madura el fruto. Estas variedades maduran en el árbol. Se recolectan duros cuando la piel ha alcanzado un tono rojizo. En casa, dejaremos madurar los caquis unos pocos días, manteniéndolos a temperatura ambiente, junto a otras frutas como manzanas -que expulsan etileno y aceleran la maduración-. Cuando estén bien maduros y su pulpa una textura gelatinosa estarán perfectos para su consumo.

Las variedades de caqui no astringentes, como el famoso Sharoni se toman duros. De hecho, se les ha denominado “caqui-manzana”.

Propiedades nutricionales

Liberan en nuestros paladares todos los matices de la suavidad y dulzura de su pulpa que contrastan con la dureza de su cáscara. Esta fantástica fruta otoñal es una maravillosa aliada de nuestra salud por las múltiples propiedades nutritivas que enumeramos a continuación.

Contiene un 80% de agua. Las proteínas no llegan al 1% y las grasas son aún más escasas. Además de hidratar, los caquis aportan hidratos de carbono, principalmente fructosa y glucosa, pero también fibras solubles como la pectina y los mucílagos.

Se ha dicho a menudo que no es adecuado para dietas de control de peso porque aporta 70 calorías por 100 gramos, o alrededor de 120 una fruta de tamaño medio. Pero si se compara con la mayoría de las frutas, cuyas calorías se mueven entre 40 y 60, no hay tanta diferencia. Los diabéticos deberán consultar con su médico si pueden disfrutarlo.

En cuanto a vitaminas, el color naranja del caqui anuncia que la reina es la provitamina A o betacaroteno, si bien también destacan la C y, en menor cantidad, la B6 y la K. Curiosamente aporta vitamina E, que no suele abundar en la fruta.

En cuanto a los minerales, el manganeso destaca notablemente sobre los demás (150 gramos cubren el 11% de las necesidades diarias), seguido por el cobre, el potasio, el magnesio y el fósforo.

Además de alimentar y dar energía esta fruta ayuda a llevar una dieta más sana. En principio está indicado para cualquiera que goce de buena salud, y también lo agradecerán niños, deportistas y personas que realicen trabajos físicos. Maduros, regulan el tránsito intestinal, y verdes, son astringentes. Por su betacaroteno son asimismo aconsejables para personas con estrés o fumadoras; y para personas con problemas de vista, por su ceaxantina, un carotenoide que protege de la degeneración macular.

Beneficios para la salud

Esta fruta, con un porcentaje alto de agua y pocas calorías, tiene importantes propiedades antioxidantes.

* Salud para la piel y la vista. El característico color rojizo del caqui delata su riqueza en caroteno y criptoxantina, que se transforman en nuestro organismo en vitamina A, ayudándonos a mantener un buen estado de la visión, la piel, las mucosas y el cabello. Una de las funciones de estas sustancias es prevenir el envejecimiento y algunas enfermedades degenerativas como el cáncer.
* Complemento para la absorción del hierro. La vitamina C interviene en la formación de colágenos, huesos y dientes y favorece la absorción del hierro de los alimentos.

* Salud muscular. El potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal. Para personas que padezcan insuficiencia renal, se recomienda que incluyan caqui en su dieta diaria. Esta fruta tropical es idónea para personas con hipertensión arterial o afecciones cardiovasculares,  porque es muy rica en potasio y muy pobre en sodio.

* Incremento de la cantidad de hemoglobina en sangre, gracias a los minerales como potasio y fósforo. Ideales para personas con problemas de anemia.

* Facilita las digestiones. La fibra alimentaria del caqui facilita los procesos digestivos y tiene efecto saciante. Consumido en su punto optimo de maduración, el caqui es perfecto para resolver problemas de estreñimiento, gracias a la pectina y mucílagos que retienen el agua y aumentan el volumen de las heces, facilitando su evacuación.

* Metabolismo a punto. También es apreciable su alto contenido en Vitamina B, que ayuda a las funciones metabólicas de nuestro cuerpo.

Además de alimentar y dar energía esta fruta ayuda a llevar una dieta más sana. En principio está indicado para cualquiera que goce de buena salud, y también lo agradecerán niños, deportistas y personas que realicen trabajos físicos. Maduros, regulan el tránsito intestinal, y verdes, son astringentes. Por su betacaroteno son asimismo aconsejables para personas con estrés o fumadoras; y para personas con problemas de vista, por su ceaxantina, un carotenoide que protege de la degeneración macular.

¿Cómo tomar caqui?

Depende de las variedades, pero una vez maduros se pueden tomar con cuchara -variedades como rojo brillante- o con cuchillo -variedades como sharoni-. También se puede convertir en ingrediente de batidos, mermeladas o compotas. La variedad sharoni es más versátil para introducir en ensaladas, pizzas, o quiches.  Para mezclarlo con las pastas se le debe buscar compañeros a su altura: hongos, quesos intensos y frutos secos pueden dar sorprendentes resultados. Con cereales, como el cuscús o la quínoa, resulta más exótico con un crujiente caqui salteado.

Lo más habitual es tomarlo como fruta. Bien como una manzana cuando está todavía firme o cuando está más maduro con cuchara. En el rojo brillante, una vez maduro, la pulpa cercana a la piel es gelatinosa y dulce como si de una mermelada se tratara, pero no empalaga.

También se pueden mezclar con quesos, yogures y frutos secos, o convertirlo en compota o mermelada.

Para conseguir un contraste agridulce se carameliza con una cebolla o puerro y un poco de jengibre o pimienta negra para enriquecerlo aún más. También se puede incluir en quiches, pizzas de verduras, tarta vegetales, pero siempre incluyendo en cantidades moderadas.

Para mezclarlo con las pastas se le debe buscar compañeros a su altura: hongos, quesos intensos y frutos secos pueden dar sorprendentes resultados. Con cereales, el cuscús, el arroz basmati o thai, el bulgur o la quínoa resulta más exótico con un crujiente caqui salteado.

El caqui en La Garbancita

El otoño es la temporada de esta fruta tropical, desde finales de septiembre hasta diciembre puedes comoprarlo en nuestra tienda.