Acelgas

Propiedades

La mayor parte de sus nutrientes se encuentran en la hoja debiendo consumirla antes de que se ponga lacia, reduciéndose en este caso, tanto la vitamina C como el ácido fólico. Ayuda a prevenir el estreñimiento. Gracias a su contenido en potasio, calcio, magnesio, vitamina K, así como por su buena relación calcio/fósforo, contribuye a mantener la densidad ósea y previene la osteoporosis.

Su riqueza en carotenoides (responsables de la gran mayoría de los colores amarillos, naranjados o rojos presentes en los alimentos vegetales), ácido fólico y flavonoides (pigmentos vegetales) previene cánceres relacionados con los aparatos digestivo, respiratorio y urinario. En la acelga, el mineral más abundante con diferencia es el potasio. Pero también se destaca por su gran contenido en magnesio, sodio (responsable en parte de su marcado sabor), yodo, hierro y calcio.

El potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal. Interviene también en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos. Forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.
El yodo es un mineral indispensable para el buen funcionamiento de la glándula tiroides, que produce las hormonas tiroideas. Éstas intervienen en numerosas funciones metabólicas, como el mantenimiento de la temperatura y del metabolismo corporal. Asimismo, el yodo es esencial en el crecimiento del feto y en el desarrollo de su cerebro.

La función más reconocida de la vitamina K es la que la relaciona con la coagulación de la sangre, de ahí que se la denomine también “antihemorrágica”. Esta vitamina participa en la formación de varios factores de coagulación, unos componentes proteicos necesarios para que haya una coagulación sanguínea adecuada. Además, la vitamina K interviene en el  metabolismo óseo ya que la osteocalcina, una proteína específica del hueso, requiere de vitamina K para su maduración.

En la cocina

La mejor forma de cocinar la acelga para aprovechar sus carotenos es cocida al vapor o en purés ya que con ello aumentamos su absorción intestinal. Al ser rica en ácido oxálico las personas con predisposición a la formación de piedras o cálculos en el riñón deben comerla con moderación.

GuardarGuardar