Rábano, la raíz que protege mi hígado y mi vesícula

La medicina antigua valoraba el rábano por sus propiedades relajantes y facilitadoras del sueño. También se usaban como antídoto contra venenos, por lo que en algunas culturas se ingerían antes de cada comida mezclados con nueces, apio y limón. Pero, con la dieta actual cargada de tóxicos, lo más destacable es su efecto protector sobre hígado y vesícula.

Perteneciente a la familia de las Brasicáceas, el rábano -Raphanus sativus-, es una raíz originaria de Oriente Próximo. Consumida por griegos y romanos, fueron estos últimos quienes la extendieron por toda Europa.

Actualmente se cultiva en los países de clima templado. Es una hortaliza de primavera y verano.

Sus propiedades

En su composición destaca el agua y la fibra, pero lo importante es su alto valor terapeútico. Los compuestos de azufre le confieren ese sabor picante tan característico, presentes principalmente en su piel.

• Potente antioxidante por la vitamina C y los compuestos de azufre. Bloquean el efecto dañino de los radicales libres en nuestro organismo, intensificados en caso de tabaquismo, estrés, ejercicio físico intenso, infecciones, dietas ricas en grasas, etc.

• Diurético, gracias a su contenido en agua y potasio. Favorece la eliminación del exceso de líquidos acumulados en el organismo. Recomendado para personas con hipertensión, gota, cálculos renales y retención de líquidos.

• Combate los síntomas y molestias de la sinusitis, especialmente la congestión nasal, como otros alimentos picantes -pimienta, cayena y curry-. Incluir rabanitos en tu dieta es una apuesta por la medicina natural para combatir la sinusitis, sin tener que recurrir a los antibióticos convencionales.

• Favorece el drenaje del hígado y de la vesícula biliar, gracias a la presencia de intibina e inulina (hidrato de carbono complejo formado con unidades de fructosa que favorece la digestión). La intibina es una sustancia amarga que estimula la producción de bilis y favorece la expulsión de toxinas y desechos. Su consumo resulta beneficioso para personas con diferentes patologías biliares y hepáticas.

• Evita las alteraciones de la glándula tiroides, gracias al yodo presente en la composición de esta raíz.

• Al tomarlo crudo en las comidas favorece la absorción del hierro, por su alto aporte en vitamina C.

 

En la cocina…

Nos sorprende su agradable sabor con ese ligero toque picante, que combina a la perfección con otras hortalizas crudas aderezadas con aceite, sal, pimienta y cúrcuma. También podemos acompañarlos de alguna salsa de queso, por ejemplo. De esta forma aprovecharemos al máximo sus propiedades y sabor.

También se consumen rehogados o como ingrediente de salsas de sabor intenso para acompañamiento de carnes.

Otra excelente idea es consumirlos en un plato de varitas de hortalizas crudas, como aperitivo o snack… ¡toda una sorpresa saludable!

Las hojas de los rábanos también pueden ser consumidas de forma similar a las espinacas o utilizarse en la elaboración de infusiones.

 

En la Garbancita Ecológica encontrarás rabanitos de Edemur, (Murcia). Son los primeros frutos de la huerta de primavera: pequeños, redondos y rojos, con pequeñas hojas verdes… una buena sugerencia para alegrar vuestras ensaladas.

 

GuardarGuardarGuardarGuardar