Melocotón a bocados, protector de estómagos delicados

Dulce, sabroso y refrescante, el melocotón esconde propiedades medicinales ya reconocidas en la antigüedad. Fruta esencial del verano, es símbolo de salud y equilibrio. ¿Quieres saber por qué?

El melocotonero (Prunus Persica) procede de la familia de las Rosáceas, como el ciruelo y el nectarino. El melocotón, fruto del melocotonero, es una fruta carnosa con una característica piel cubierta de pelo, carne jugosa y pequeñas semillas venenosas encerradas en un hueso.

 

Un poco de historia

Su origen se sitúa en China hace más de 3000 años. Símbolo de inmortalidad por sus propiedades rejuvenecedoras. Se introduce en Persia (hoy Irán) a través de las rutas comerciales de las montañas. Se hizo tan popular que llegó a conocerse como fruta “pérsica”. En el año 330 a.C. el melocotón llegó a Grecia y durante la edad media se extendió por toda Europa. Actualmente España, Grecia e Italia son los mayores productores.


¿Sabes qué es la drupa?

Todos los frutos desarrollan una cubierta para proteger las semillas llamado pericarpio. El pericarpio está constituido por tres capas: exocarpio -parte más externa, es decir, la piel-, mesocarpio -la carne- y endocarpio -parte más interna donde se encuentran las semillas o el hueso-. Los frutos que tienen el mesocarpio carnoso y el endocarpio endurecido se llaman drupa: melocotón, ciruela, nectarina e incluso oliva.

 

Las 8 virtudes del melocotón

1.- Protector del estómago y del hígado. El melocotón es una fruta colerética, es decir, que incrementa la secreción de bilis del hígado, por lo que favorece las funciones digestivas del hígado y protege nuestro estómago. Recomendado para personas que padecen insuficiencia biliar y especialmente reconocido su efecto protector frente a cánceres de estómago.

2.- Protección frente a enfermedades degenerativas, cardiovasculares y cáncer, por su riqueza en betacarotenos, entre ellos la xantofila, que otorga el color amarillento a esta fruta.

3.- Antioxidante. Por la combinación de carotenos, vitamina C y selenio, es un buen alimento antioxidante, protegiendo las arterias, la piel, los dientes, las encías y la visión, impidiendo la formación de cataratas y la hipersensibilidad a la luz solar.

4.- Ayuda en la eliminación de metales pesados del organismo, gracias al selenio presente en el melocotón, que mejora el sistema inmunitario. El organismo necesita este mineral para producir glutation, uno de los mejores antioxidantes.

5.- Ayuda a eliminar líquidos. Su riqueza en potasio ayuda a mantener el equilibrio hídrico, favoreciendo la eliminación de líquidos sobrantes del organismo.

6.- Fósforo para el cerebro y los huesos. Mineral fundamental para un buen funcionamiento del sistema nervioso, por lo que su consumo es muy interesante para jóvenes en etapas de crecimiento y que necesiten energía para abordar sus estudios. Junto al calcio, el fósforo está implicado en la formación de los huesos, por lo que se recomienda a personas mayores para prevenir la descalcificación que termina derivando en osteoporosis.

7.- Previene estados de ansiedad, gracias a la combinación de magnesio y niacina, que serenan los nervios y evitan estados de estrés.

8.- Fruta ligera. Con una composición del 86% de agua, pocas calorías y muy rica en fibra, con efectos laxantes y facilitadora del tránsito intestinal, el melocotón es perfecto para las dietas de adelgazamiento.

Llega la temporada del melocotón

Entre mediados de mayo y principios de junio, comienza la temporada de esta fruta que se alarga hasta el otoño. Los melocotones más apreciados son los más carnosos y amarillos que empiezan a recolectarse en julio.

Para aprovechar todas las propiedades nutricionales del melocotón, conviene comerlo con la piel -bien lavada con agua para quitarle el pelo-. Por eso, es importante que sean ecológicos, para tener la garantía de que carecen de pesticidas y químicos. Si se tiene alguna reacción alérgica a la piel, se recomienda pelarlo. Además de consumirlos frescos y a bocados, el melocotón se convierte en perfecto ingrediente de ensaladas, mermeladas y algún plato de repostería.

¿Alguna receta que quieras compartir?


Ya los tenemos en La Garbancita

Ya han llegado los melocotones a La Garbancita Ecológica.

Recién recolectados y repletos de vitaminas llegan para quedarse durante unos meses. Este mes los melocotones proceden de las huertas tempranas del valle del Guadalhorce y de Murcia. Melocotón rojo y amarillo para hidratarnos en estos días en las temperaturas suben y nuestro organismo aún se está aclimatando.