Pera. Su secreto está en la piel.

La pera, de la familia de las Rosáceas -como la manzana, el membrillo o las ciruelas- es originaria de Europa oriental y Asia occidental. Los griegos y los romanos ya cultivaban estos frutales. Los romanos la introdujeron por la cuenca del Ebro en la península Ibérica.

Propiedades

Esta fruta posee la virtud de ser saciante, por su gran contenido en agua y fibra. Eso sí, no debemos olvidar que la mayor parte de los antioxidantes, vitaminas y fibra se encuentran en la piel de las frutas y verduras. Pero si no son ecológicas también es donde se acumula el mayor porcentaje de sustancias tóxicas como herbicidas y pesticidas. Si queremos disfrutar de todos los beneficios de las frutas y verduras, deben ser ecológicas.

La pera es una fruta con bajo valor calórico (61 kcal por 100 gr), rica en agua (más del 85% de su peso) y con gran aporte de fibra (de los más altos entre las frutas). Muy recomendable para personas que quieran bajar de peso. Rica en vitaminas C, A, E, K y en el complejo vitamínico B (tiamina, riboflavina, niacina y ácido fólico), que regulan el sistema nervioso y el aparato digestivo. Entre los minerales destacan potasio, hierro, boro y calcio.

Consumir pera de forma habitual ayuda a disminuir la concentración de colesterol y triglicéridos en sangre, gracias a sus propiedades desintoxicantes. La pera es diurética y ayuda a bajar la tensión arterial. Por su contenido vitamínico del complejo B (riboflavina, tiamina y niacina), protege el sistema cardiovascular, ayudando a evitar arterioesclerosis, entre otras enfermedades. Sin embargo, las personas con insuficiencia renal, deben tomarla con precaución por su contenido en potasio.

Su suave efecto astringente la convierte en una fruta apropiada en caso de diarrea y otros trastornos digestivos (estómago delicado, gastritis, úlcera). Los taninos que posee, secan y desinflaman la mucosa intestinal.

Favorece la eliminación de ácido úrico a través de la orina y la ausencia de sodio estimula la formación de orina. El boro ayuda a retener el calcio en el organismo, por lo que es alimento excelente para niñ@s, adolescentes, embarazadas y para prevenir la osteoporosis en la madurez.

Por sus propiedades nutricionales y bajo aporte calórico, es ideal para tomar entre horas o como guarnición de carnes y pescados. Recuerda que puedes elaborar dulces, compotas y mermeladas.

Aunque se ha reducido su biodiversidad como en otras frutas aún existen numerosas variedades de pera, con distintos colores, texturas y sabores. Algunas de ellas las recordaremos del verano: peras de San Juan, blanquilla y ercolina.

En el final de su temporada aún podemos degustar dos variedades:

Pera Conferencia: fruto alargado, de color verde claro con manchas marrones. Sabor muy dulce, textura consistente y crujiente y poco jugo. La pera conferencia que te ofrecemos la han cuidado durante el año l@s agricultor@s de FruitalpuntBio y la recolectaron en octubre.

Pera Williams: también conocida como “Pera Bartlett”: forma acampanada, color verde amarillento, carne blanca, dulce y muy aromática. Nos la proporcionan los Hermanos Coll, de sus fincas en la plana d´Urgell. Fue recolectada en septiembre.