Pipas de girasol. Protectoras del corazón

¿Quién no se ha dado un festín de pipas una noche en un cine de verano o en un banco del parque junto a la pandilla en las largas tardes de la adolescencia? Pues resulta que aparte de pasar el rato y alfombrar de cáscaras la acera estábamos cuidando nuestro corazón y nuestras venas. ¿Piensas que ya eres muy mayor para seguir comiendo pipas?, pues sigue leyendo…

Propiedades nutricionales.

El nutriente principal de las pipas de girasol son las grasas poliinsaturadas (omega 6), es el fruto seco que más tiene. Por cada 100 gramos de porción comestible tienen aproximadamente 47 gramos de grasas saludables, 22 gramos de fibra, 21 gramos de proteínas y 8 gramos de hidratos de carbono. En cuanto a vitaminas, lo más destacable es el alto contenido en alfatocoferol o vitamina E, liposoluble, potente antioxidante; también B1 que refuerza el equilibrio del sistema nervioso y ácido fólico, muy recomendable en el embarazo. Minerales: fósforo, magnesio, zinc, potasio, calcio, hierro y sodio en el caso de que se tomen con sal, lo que no es aconsejable para personas hipertensas.También aportan otros compuestos de acción antioxidante como colina, betaína, lignano y ácidos fenólicos que ayudan a combatir los efectos de los radicales libres.

Son muy adecuadas para…

Sistema circulatorio. Las pipas de girasol protegen el sistema circulatorio en general. Los ácidos grasos omega 6, una vez metabolizados, se convierten en prostaglandinas que actúan reduciendo el colesterol y la presión sanguínea, drenan el riñón, dilatan los vasos sanguíneos y movilizan las grasas saturadas. El potasio es un diurético que evita la retención de líquidos, lo que reduce la hipertensión. La vitamina E y los antioxidantes que contienen, ayudan a la renovación celular y proporcionan elasticidad en venas y arterias.

Embarazo y fertilidad. El ácido fólico es fundamental para evitar malformaciones del feto, especialmente la espina bífida. El calcio es imprescindible para la formación del esqueleto.La vitamina E interviene en la formación de células germinales (espermatozoides y óvulos) por lo que es muy adecuada para mejorar la fertilidad. Antiguamente se decía que las mujeres más prolíficas comían muchas pipas de girasol.

Actividad deportiva. El magnesio y el potasio mejoran el rendimiento y evitan calambres y lesiones musculares.

Cerebro. Su contenido en fósforo y magnesio mejoran la actividad cerebral y la memoria.

Sistema nervioso. La vitamina B1 que aportan las pipas favorece el equilibrio mental y psicológico.

Cáncer. La vitamina E y los antioxidantes presentes en estas semillas son grandes fortalecedores del sistema inmunológico, evitando la oxidación de las células y la generación excesiva e inestable de radicales libres.</s pan>

PielTambién la vitamina E y los antioxidantes, así como el zinc, hacen de las pipas de girasol un excelente aliado de la belleza y la salud, dando a la piel un aspecto terso y luminoso y acelerando la cicatrización de las heridas.

Envejecimiento. Por lo comentado en el sistema circulatorio, cáncer y piel, la combinación de vitamina B1, vitamina E y antioxidantes que poseen las semillas de girasol es excelente para retardar los síntomas del envejecimiento.

Cuidado en caso de…

Obesidad, una ración de cincuenta gramos de pipas sin pelar, unos veinticinco gramos peladas, aportan 140 calorías. No obstante, hay que ser cuidadoso con los extremos pues en algunas dietas de adelgazamiento, al eliminar totalmente las grasas, se puede dar una deficiencia de vitamina E que conllevaría riesgo de ataque cardiaco. Por tanto no sería conveniente eliminar las pipas totalmente pero sí tomarlas como alimento de sustitución por ejemplo en una merienda. Hay que tener en cuenta que una manzana grande puede llegar a tener 130/140 calorías y un vaso de leche entera 160.

Cómo tomarlas

Además de cómo se las hemos tomado toda la vida -compartiendo una bolsa con l@s amig@s-, se pueden tomar como aperitivo junto a aceitunas, almendras, nueces, etc. Se pueden añadir a ensaladas, pasta, empanadas, bizcochos, verdura rehogada… Un puñadito de pipas en el desayuno nos da energía para afrontar la jornada. Mejor tomarlas sin sal, sobre todo si hay problemas de hipertensión y mucho mejor si, como es en nuestro caso, son de cultivo ecológico. Ahora bien, si las tomas enteras en la calle, no olvides llevar una bolsa para recoger las cáscaras.