En memoria de nuestro compañero Arturo

Intervención realizada por compañeros de la Garbancita Ecológica 
el día de la incineración de Arturo Ruiz Zaragoza,
fallecido a los 51 años de edad, 
en el cementerio de la Almudena de Madrid el 5/2/19.

 

Representamos hoy a muchas personas que, en los últimos 20 años, hemos compartido con Arturo esfuerzos, sacrificios y satisfacciones en distintos escenarios de lucha social por el Consumo Responsable Agroecológico, la Igualdad, la Justicia y la Transformación Social.

Leeremos a continuación un poema de Cesar Vallejo, poeta peruano que participó en la Guerra Civil Española en defensa de la República.

 

MASA

Al fin de la batalla,
y muerto el combatiente, vino hacia él un hombre
y le dijo: «¡No mueras, te amo tanto!»
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Se le acercaron dos y repitiéronle:
«¡No nos dejes! ¡Valor! ¡Vuelve a la vida!»
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Acudieron a él veinte, cien, mil, quinientos mil,
clamando «¡Tanto amor y no poder nada contra la muerte!»
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Le rodearon millones de individuos,
con un ruego común: «¡Quédate hermano!»
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Entonces todos los hombres de la tierra
le rodearon; les vio el cadáver triste, emocionado;
incorporose lentamente,
abrazó al primer hombre; echose a andar…

Del libro “España, aparta de mí este cáliz” que,
 junto al libro “Poemas humanos” está editado en Castalia

 

En este poema, el amor de un pueblo por un compañero caído en combate, puede más que la muerte. En el dolor compartido, junto a sus hijas, sus hermanas, su padre, sus amig@s y allegad@s, este pensamiento nos consuela. 

Arturo ha muerto. Arturo vive. ¡Viva Arturo!