Cómo cultivar germinados en casa

“Lilliput. Tus Brotes Verdes” (Cuenca) nos descubren algunas claves para aprender a alimentarse de forma ecológica, responsable y barata elaborando brotes y germinados en casa. ¿Te lo vas a perder?

“Hay muchas formas de cultivar los germinados en casa, sobre una tela o algodón como en el cole, en germinadores de plástico (automáticos o no), y el método más extendido en un bote de cristal. Sin embargo, para nosotros el mejor método para hacer germinados en casa es la bolsa de germinación.

¿Por qué este método? Las semillas están diseñadas (por la naturaleza) para crecer en un ambiente húmedo y aireado (por todas partes) como es el suelo. Cuando utilizamos un germinador tipo automático o de bandejas, siempre hay una parte de las semillas por la que no reciben ventilación, por lo que si no se tiene especial cuidado puede resultar en que se pudran o les salga moho; en los botes de cristal es todavía más fácil que se pongan malas o haya algún problema de germinación, ya que en este caso el aire solamente entra por la boca del bote y hay que tener mucho cuidado con el enjuague para que no quede agua al apoyar el bote.

Sin embargo, esto no ocurre con las bolsas de germinación. Con este método las semillas están completamente aireadas y además protegidas del aire y por tanto de resecarse. Además, cuando se enjuagan, al dejarse escurrir toda el agua sobrante escurre y no encharca. Y en estas bolsas también se pueden cultivar semillas mucilaginosas como la rúcula, la albahaca, los berros, etc…

El mejor material para las bolsas es el tejido 100% lino o 100% cáñamo (en nuestro caso las bolsas son de lino 100%). ¿Por qué estos tejidos? Porque mantienen muy bien la humedad, resisten muy bien los ataques de hongos y no cierran el poro por lo que la aireación es constante. El algodón, a pesar de ser un tejido vegetal cierra mucho el poro y puede llegar a encharcar las semillas, por lo que no es recomendable su uso para germinar.

¡Os dejamos las instrucciones para germinar en bolsa! ¡Un saludo verde!”

Elisa, de Lilliput.

GuardarGuardar