Control de Calidad de Sandías

A continuación reproducimos unos correos electró­nicos que forman parte del continuo diálogo que desde la cooperativa mantenemos con los agricultor@s con los que trabajamos con el fin de lograr, con hechos y no solo con palabras, la Responsabilidad Compartida entre agricultor@s y consumidor@s.

Primer correo

En la Cesta Básica del 11 de Septiembre aparece un problema grave con las sandias de Guadalhorce Ecológico. Ponemos san­dia para el menú de la Cocina Responsable y tras abrir una primera sandía de 2,700 kg nos empiezan a salir sandias malas una detrás de otra (sandía con un exceso de maduración, muy blanda por la zona de las pepitas, (huecas, textura harinosa e inconsistente). Tras abrir 9 sandías, decidi­mos retirarlas del menú y  no venderlas ya que no están en condiciones. Las cortamos por la mitad y las exponemos en una caja para que los consumidores puedan llevár­selas sin coste para zumos. Advertimos a quienes habían pedido sandías que debe­mos abrirlas para ver su estado. A partir de este momento la mayor parte de las sandías que abrimos estaban en buenas condiciones. Las sandías que salieron ma­las pertenecían a una zona determinada de la plantación. Comunicamos a Paco de Guadalhorce Ecológico  estos problemas. Se comprometieron a realizar una cata en la suyas y darnos una respuesta. Al día siguiente recibimos una carta de GE ma­nifestando que en una cata a 400 sandías corroboran que se producen estos proble­mas. La causa es que, “por final de campa­ña, las plantas han perdido su monte y con ello, su protección al sol. La maduración ex­cesiva se produce desde dentro por lo que no se detecta desde fuera”

De esta información se deriva que la firmeza en la protección de los intereses de l@s consumidor@s junto al esfuerzo por trasladar con respeto y detalle la infor­mación a l@s agricultor@s produce, no un desencuentro como sucede a veces, sino un dialogo que permite el conocimiento mutuo, la superación de las limitaciones y la construcción real de Responsabilidad Compartida entre agricultores y consumi­dores.

Acordamos enviar esta información re­lativa a la construcción de RC a la lista de cooperativistas y colaborador@s activ@s. Incluimos a l@s agricultor@s de RC, inclui­do en este caso Paco Espinosa de Guadal­horce Ecológico.

Recibe un cordial saludo.

Consejo Rector de La Garbancita Eco­lógica. 11 de Septiembre de 2013.

Contestación

Hola Pilar,

Como quedé contigo, hemos hecho las comprobaciones de abrir varias sandías y efectivamente, siendo las últimas cogidas, hemos encontrado que algunas están ex­cesivamente maduras, lo cual hace que se despeguen en su interior y den la sensación de acolchadas.

Esto se produce casi al final de campa­ña con las últimas recolecciones al perder la planta su monte, con ello pierden su protección al sol y quedan expuestas a los rayos solares.

Esto les produce una maduración inte­rior antes que exterior difícil de comprobar si no es abriéndolas.

Así como al principio de la campaña tie­nen las señales que muestran que están ya para coger, al final todas estas señales se pierden.

De esta forma, a vuestro criterio dejo la venta de las mismas. Un abrazo.

Francisco Espinosa Carnero. Gerencia Guadalhorce Ecológico S.C.A

12 de Septiembre de 2013.

Segundo correo

Hola Paco.

Tras comentar con los miembros del Consejo Rector de La Garbancita tu carta sobre las sandías, te traslado:

En primer lugar, agradecemos la pron­titud de tu respuesta.

En segundo lugar, os informamos del procedimiento de selección y control de calidad de las sandías recibidas en el pedi­do del 11 de Septiembre:

a. El miércoles 11 de Septiembre, a primera hora, abrimos una sandía para uti­lizar como postre en el Menú Responsable que elaboramos todos los días de Cesta Bá­sica. La sandía en cuestión salió buena, y pesaba 2,665 kilos.

b. A continuación abrimos varias sandías más, para disponer de ellas en la preparación de los pedidos, y de las 8 san­días que abrimos, todas salieron tocadas, con clara evidencia de que estaban pasa­das. Seis de ellas eran sandías negras de tamaño pequeño y mediano, pesaban en total 22,2 kilos. Las otras dos eran sandías ralladas de tamaño grande, que pesaban 5,7 kilos. En total, las 8 sandías “pasadas” sumaban 27,9 kilos.

c. Tras este amplio sondeo (1 sandía buena entre 9), decidimos retirar las san­días como postres de los 40 menús de Coci­na Responsable que teníamos encargados, avisar a los consumidores de los problemas y cesar la venta de sandías, hasta acordar una política determinada con vosotros. In­tentamos contactaros, sin conseguirlo (se­rían las 12 del medio día).

d. Colocamos las sandías con ex­ceso de maduración partidas por la mitad sobre unas láminas de plástico dentro de unas cajas de madera para que l@s consumidor@s se las llevaran sin coste y aprovecharan lo que pudieran en trozos o en batidos.

e. A primera hora de la tarde (16 horas), recibimos vuestra llamada. Tras explicaros el problema acordamos facilitar la información a los consumidores que ha­bían incluido sandía en su pedido, para que optasen:

1. por no llevarse la sandía;

2. por partirla en el mismo local y así detectar si estaba en buenas condiciones;

3. llevársela sin abrir sabiendo que podía estar pasada. Las sandías en mal es­tado las ofreceríamos sin coste a los con­sumidores para que aprovechasen lo que pudieran en lugar de terminar en la basura.

4. En la conversación, nos anuncia­bas que realizaríais una cata de sandías de la misma partida que aún teníais en vues­tro almacén.

f. A última hora de la tarde del miér­coles 11 de septiembre, el volumen de san­días que compraron los consumidores fue de 39,22 kilos (unas 10-13 piezas).

g. Durante el día de ayer, jueves 12 de Septiembre, aplicando el criterio acor­dado con vosotros, valoramos abrir varias mitades para detectar posibles probl
emas y, en el caso de las sandías más grandes, animar a su consumo.

A excepción de una (cuyo peso era 2,4 kilos), todas las sandías abiertas estaban en perfecto estado. Dos consumidores se llevaron la sandía sin abrir en nuestro local. El volumen total de sandías vendidas el jueves fue de 24,63 kilos.

El lunes, os informaremos del cierre fi­nal de volúmenes de sandías vendidas a los consumidores.

12 de Septiembre de 2013.

GuardarGuardarGuardarGuardar