Consumo agroecológico responsable y vacaciones

 

Cuando, en verano, la huerta ecológica avanza, l@s consumidor@s responsables no podemos retroceder.

En los meses de mayor insolación, la huerta entra en su mejor momento. Gran cantidad y variedad de frutas y verdu­ras, plenas de energía y vitalidad, nos convocan para que no nos olvidemos de nuestros esforzados agricultores cuando más nos necesitan.

La Garbancita Ecológica no cierra ningún día ni en julio ni en agosto. Al unir nuestro tiempo de ciudad, al tiempo de la huerta, sufrimos los mismos problemas que los agricultores. Los alquileres, salarios y gastos fijos, no sólo no descienden sino que se incrementan por la paga extra de julio y las su­plencias de l@s compañer@s de la cooperativa que toman sus vacaciones.

En los últimos años, hemos reducido el desplome de la venta de alimentos en verano, pero no lo suficiente. Este año insistimos en el compromiso de l@s consumidor@s con l@s agricultor@s en el campo y las cooperativas de la ciudad que garantizamos un flujo continuo de alimentos ecológicos de calidad y a precios justos durante todo el año.

Sometemos a la consideración de cooperativistas, colaborador@s activ@s, consumidor@s, maestr@s, pa­dres, madres y niñ@s, jubilad@s, diez formas de convertir la indiferencia en solidaridad sin necesidad de renunciar a las merecidas vacaciones.

1. Venid a recoger vuestro pedido a La Garbancita y, de paso, echarnos una mano. Si venís el miércoles, antes de las 9:30 estais invitad@s al desayuno-asamblea.

2. Traed a vuestr@s niñ@s para que participen en la expe­riencia de autogestión alimentaria. Si juntamos varios niñ@s realizaremos una actividad compuesta de: taller de los sentidos, pirámide de alimentos, actividad física y afectos, pesado y control de calidad y fruta geométrica.

3. Si vuestro grupo de consumo se disuelve durante el ve­rano (colegios, universidad, otros), procurad mantener vuestro pedido cuando estéis en Madrid y venir a re­cogerlo, a ser posible, conjuntamente con algún otro miembro del grupo.

4. Conseguir un/a nuev@ consumidor/a que os sustitu­ya cuando salgais de vacaciones. Aprovechad el vera­no para traer algún/a vecin@, familiar, compañer@ o amig@ para conocer La Garbancita y dar la oportunidad de que, si le gustamos, se quede con nosotr@s.

5. Ayudadnos a poner carteles en los portales de Madrid Sur, Ensanche de Vallecas y nudo de Mendez Alvaro, don­de hay grandes comunidades de vecin@s para promover su visita a La Garbancita en los días de puertas abiertas. Fechas: lunes 9 de junio, 7 de julio y 4 de agosto. De 9 a 12 horas. Confir­mad vuestra presencia a través del teléfono 618215863 o al correo lacestabasica@lagarbancitaecologica.org

6. Colaborad con la comunidad Facebook de la Garbancita y los GAKs. Las redes sociales nos permite ampliar nuestra comunicación social desde nuestra propia actividad de educación alimentaria. No somos una distribuidora comercial sino un proyecto de consumo responsable agroecológico, autogestio­nado, popular, ecofeminista y de responsabilidad compartida en­tre agricultor@s y consumidor@s que, al margen de subvencio­nes, eslogan comerciales y favores políticos, avanza mediante la participación y la educación alimentaria.

7. Alimentos ecológicos en las casetas de las fiestas de ba­rrios y pueblos. Hemos preparado una propuesta de ali­mentos ecológicos para que, al menos nuestr@s niñ@s, tengan la oportunidad de tomar un batido de leche con chocola­te de algarroba, galletas multicereales, frutos secos o zumos de fruta, todos ellos de alta calidad ecológica, y más baratos que los alimentos y bebidas convencionales. Ver propuesta completa en páginas 46 y 47 de Tachai 44.

8. Difundir el nº 44 de nuestra revista Tachai que sale el 28 de mayo, con muchas más páginas de lo habitual y al mis­mo precio. Promover la suscripción anual (5 números por 15 euros al año).

9. A los grupos de consumo les proponemos que comenten colectivamente esta propuesta para ayudarnos a sortear los problemas del verano: a) acudir de forma rotativa a recoger sus pedidos a La Garbancita; b) conseguir nuevos consu­midores para cubrir las ausencias del verano; c) promover alguna charla informativa de cara al barrio o al centro a la que, desde la Garbancita, nos ofrecemos a acudir.

10. Proponer en la propia comunidad de vecin@s, sobre todo si cuenta con espacios comunes, la posibilidad de formar un grupo de consumo. Ver pág 43 en Tachai 43.

Invitamos a convertir el problema ecológico, eco­nómico y moral del verano en una oportunidad para el diálogo entre campo y ciudad y el apoyo mutuo entre agricultor@s y consumidor@s.

 

GuardarGuardar