Control de calidad sobre plátanos, Naranjas, tamaños y pesos.

Jueves 24 de Marzo, una consumidora escribe:

 

Hola a tod@s, ayer hemos recibido la ultima cesta y hay algunas cosillas que encontráis más abajo que queremos compartir con tod@s para ver si podemos mejorar nuestra forma responsable de comprar en un grupo de consumo como este. Os pido disculpas por lo mucho que tengáis que leer pero pensamos que es importante. El dialogo es la única forma eco-lógica de solucionar conflictos e incomprensiones.

 

Los plátanos recibidos, 1 kg porque menos no se nos permite comprar, no se pueden ni abrir por estar todavía sin madurar y tendremos que esperar mucho antes de comerlos. Lo que supone que, viajando mucho, cuando estarán listos para ser comidos, no podremos consumirlos.

 

Las naranjas no tienen tan buena calidad ni sabor y es bastante decepcionante por estar en el país de las naranjas tener que comerse algo que no tiene mucho sabor. Entiendo el pacto con los productores pero si pasa esto habría que plantearse comentar el nivel de calidad con los consumidores y que también tengamos elección a la hora de comprar un producto medianamente más caro y con menor calidad en un mercado del biológico que tiene muchas más ofertas.

 

La ensalada escarola rizada es enorme tanto que ocupa una caja entera. Al ser tan grande los brotes no tienen ese sabor fresco típico de la escarola. Además que tenerla que tirar porque no llegaremos a consumirla, me sorprende que una ensalada pueda llegar a ese tamaño si se cultiva de forma compatible con la naturaleza y biológico. Eso de regalar lo excedente es una opción pero en casos especiales, no como costumbre. Al principio de nuestros pedidos señalamos que era importante que la cantidad de las cosas indicadas sin peso en la lista de La Cesta tienen que conformarse a las dimensiones de consumo de una familia normal y comentamos que somos una pareja.

 

El Tomate Frito (Pisto) de la Huerta del Cabriel que en la lista pone que es de 470 gr. Nos dimos cuenta que lleva corrección en bolígrafo de 330 gr a 470 gr. Eso no es correcto y además al pesar el bote vacio (gr. 280 aproximados) y lleno (gr. 660 aproximados) nos da gr. 380 aproximados de producto. Algo falla y se tiene que aclarar por parte de la producción.

 

Estos comentarios tienen varias razones y surgen después de haber experimentado unos meses esta forma de consumir con más compromiso y procediendo de otras experiencias de consumo responsable en otros países:

 

1. hacer consumo responsable sin tener que tirar lo que compramos y

2. Ajustarse al presupuesto que también tiene que ser responsable y ético.

3. Al principio recibíamos en pdf el recibo de nuestro pedido para poder comparar con las listas reales que llegan a nuestro punto de recogida. ¿Se puede volver a recibirla por correo? Mi pareja que recogió la cesta ayer no se ha dado cuenta del coste de esa escarola gigante y nos gustaría saber cuánto la hemos pagado. Por eso os pedimos el envío por correo de la lista y los precios pagados de nuestro pedido entregado el 23 de marzo.

4. El tamaño de las impresiones de los pedidos que acompañan las cestas. Es tan pequeño que cada vez leemos mal lo que pone y nos equivocamos con los números y demás cosas. A mí que tengo problemas de visión me ha pasado todas las veces. Y ¿si para ahorrar la impresión, y que tiene un coste no compatible con la huella eco-lógica, cada uno/a decide llegar/llevar con su propia impresión del pdf o mejor copiándolo a mano del envío hecho por correo? Así se podrán verificar con antelación coste/cantidad/ lo que se va a recibir y de paso poderlo leer más grande? 

5. Equilibrar y hacer viva y mas cercana la relación ét
ica entre consumidores y productores e intermediarios como La Garbancita. Hacemos una propuesta sobre limite base de 1 kg en la venta de fruta: -hacer pedidos de mínimo 1 kg pero pudiendo recibir diferentes tipos de fruta dentro de esa cantidad (ej: 1 kg de kiwi+manzana) para no tener que comprar en exceso y tener variedad. Eso de compartir la compra entre el grupo de consumo es complicado para l@s que compran para un pequeño grupo familiar porque siempre se tienen que ajustar a los más grandes y eso nos es igualitario. Nosotr@s no utilizamos bolsas de plástico de algún tipo así que eso de utilizarlas como medio unitario para entregarnos los productos de hortaliza y fruta no nos parece una forma bastante eco-lógica. Solución propuesta: poder entregar un par de bolsas de tela con nuestro nombre puesto a la vista donde reponer nuestro pedido sin separar entre productos. Un saludo. E.D.

 

Jueves 24 de marzo, un consumidor responde:

 

Hola, soy L. del grupo Enclave igualmente.

 

Gracias por enviarnos a todos/as vuestras opiniones, que creo que deben servirnos para reflexionar, proponer mejoras, plantearnos los medios para lograrlas y ver en qué podemos contribuir nosotros mismos a solucionar los problemas detectados.

 

Las cosas que podamos comentar en el grupo de Enclave al respecto, podremos verlas algún miércoles de cesta que todos/as tengamos algo de tiempo para comentar, desgraciadamente no suele ser lo habitual. O comentarlas por correo electrónico como en este caso.

 

La mayor parte de los comentarios y opiniones van más dirigidos a La Garbancita y supongo que igualmente te responderán -espero- a las cuestiones que planteas. El tema de la calidad de los productos que planteas es muy importante. En mi caso no he tenido problemas en general con las naranjas, pero sí con otros productos (con los plátanos en alguna ocasión), y me parece importante trasladar esas situaciones a La Garbancita y que ellos a su vez las trasladen a los productores para que nos den una explicación y entender o superar los problemas de calidad/cantidad que puedan surgir de los productos. Por ejemplo, en la revista Tachai de los grupos autogestionados de consumo y la Garbancita, se suelen incluir en casi todos los números preguntas o dudas de los consumidores y las respuestas o soluciones que dan los productores o agricultores al respecto.

 

Respecto al control de los productos que pides, creo que todos/as recibimos un correo electrónico “procesar pedido” con los productos solicitados en cada cesta y su coste por kilo, correo que podemos imprimir y llevar para cotejar lo que finalmente ha llegado el día del reparto. Yo así lo he hecho algún día y otros, la mayoría, lo cotejo con el pedido impreso que nos dejan desde La Garbancita junto a los productos.

 

Algunas de las cosas que planteas son lógicas o razonables -relativas a bolsas o cantidades de productos- pero implicarían que los consumidores, además de consumir y pagar, tendríamos que implicarnos en mayor medida en las labores de pesado, envasado y clasificación de los productos que componen la cesta. Y de no ser así, implicarían que habría que contratar a trabajadores para realizar esas labores y habría que pagarlas y eso implicaría que los precios finales de los productos tendrían que aumentar evidentemente.

 

Yo he ido en alguna ocasión a pesar y organizar los pedidos y la carga de trabajo que conlleva una cesta básica y es brutal y constituye una experiencia recomendable, primero para echar una mano al propio proyecto y también por conocer realmente el trabajo logístico que está detrás de los alimentos que recibimos quincenalmente.

 

Por tanto, si exigimos más debe ser porque igualmente podamos comprometernos a aportar más.

 

Del grupo de Enclave por ejemplo vamos varias personas a colaborar con la garbancita y ayudar con los pesajes un par de horas cada quincena. Eso ayuda para desatascar algo de trabajo con productos menos perecederos, pero no soluciona el “pico” de trabajo que se produce los miércoles por la mañana cuando llegan centenares –miles- de kilogramos de frutas, verduras y el resto de productos y hay que pesarlos y organizarlos para mandarlos a cada grupo. La viabilidad de un pesaje a media (por piezas) y personalizado implicaría más gente colaborando en dichos pesajes los miércoles por las mañanas. Personalmente soy consciente de que las personas que están trabajando y/o colaborando en el proyecto de La Garbancita están dedicando un número muy elevado de horas, sobrepasando claramente incluso los límites de la militancia más comprometida. El exgir más, en mi opinión, debe ir asociado ineludiblemente, a que los consumidores activos podamos igualmente ofrecer más. Ese proceso y ese debate es el que debemos mantener y construir.

 

Gracias por tu mensaje se pueden detectar algunos problemas que existen. En nuestra mano está también (dado que somos consumidores activos, no pasivos) el implicarnos en su solución y el sacar utilidad a los comentarios que nos aporta E.D.. Perdonad igualmente mi parrafada, que no pretende cerrar el debate, si no aportar simplemente mi opinión al respecto.

 

Un abrazo. L.

 

Jueves 24 marzo, una consumidora se suma al diálogo.

 

 Hola , soy M. recién incorporada al grupo Enclave también… para quién haya visto una madre loca detrás de dos niños infernales corriendo de arriba abajo por la librería, allí me localizáis…)

 

Simplemente agradecer a tod@s la entrega en el grupo, desafortunadamente no puedo implicarme más aunque me encantaría pero soy madre soltera con dos hijos y no puedo de momento ayudar más, entiendo las dificultades de los de la Garbancita, pero igualmente pido, al ser posible, un mayor control sobre los alimentos, que sean efectivamente todos biológicos (he tenido dudas sobre alguno) y que respeten unos estándares de calidad: desde que empecé, he notado una considerable bajada de la calidad de las naranjas (las primeras que probé estaban excepcionales y estás últimas (de la caja de 12 kg de Aigua Clara) bastante malas, y de la fruta en general, mientras de la verdura estoy contenta.

 

Comparto tb las cuestiones de no utilizar bolsas de plástico. Cuanto al pedido, llevo siempre impreso el mío que se genera automáticamente de la página y con ello compruebo, y no tengo mayores problemas.

 

Abrazos a tod@s, que se me van las espinacas que estoy cocinando 😉

Fdo: M.

 

Viernes 25 marzo, La Garbancita se suma:

 

Hola a las del Grupo de Enclave.

 

Hemos leído los correos de E., L. y M. En su diversidad, comparten la misma finalidad: mejorar la calidad de los alimentos y la gestión que realizamos de ellos. Habitualmente respondemos a cada persona que nos hace observaciones aportando las informaciones y argumentos, tanto de los agricultores como las nuestras. Hacemos pública esta correspondencia en nuestra revista, preservando, cuando así se nos solicita, la identidad específica de la persona que nos escribe. Lo importante es que las críticas se conozcan y que sean objeto de atención, investigación y debate como camino para el mejoramiento de nuestra actividad como consumidores responsables organizados.

 

Consideramos las críticas como un compromiso con la dimensión participativa y vigilante de la aplicación de los principios que decimos defender.

 

En este caso, el correo de E., así como los correos siguientes abordan un buen número de aspectos esenciales del consumo responsable. Al estar dirigido tanto a La Garbancita como a las personas del colectivo, no nos ha parecido oportuno contestar por nuestra parte sino, a la vista de la participación de otr@s consumidor@s, esperar a que esa dinámica se desarrolle y, a partir de ella, montar una reunión en la que pudiéramos hablar de los problemas detectados y también de las fortalezas y las limitaciones del proyecto de los GAKs y La Garbancita Ecológica. Todo ello sin perder de vista que existen diversos modelos de consumo responsable de productos ecológicos y también un mayor o menor conocimiento de los factores naturales y de otro tipo que determinan la calidad de los alimentos.

 

Os proponemos buscar una fecha para este encuentro. Para nosotros sería mejor la semana que no hay cesta y preferiblemente entre lunes y miércoles porque el jueves o el viernes (varía cada quincena) tenemos el curso de Soberanía alimentaria y huertos urbanos en Cuba.

 

Entre otros temas que se derivan de la correspondencia en curso podemos señalar:

 

– control de los productos: calidad, tamaño, punto óptimo de recolección, etiquetado

– formatos familiares o individuales de las unidades

– bolsas de plástico ¿reutilización? ¿Condiciones para su eliminación?

– Autogestión y participación. Procesado y precio de los productos.

– niveles de autogestión de los grupos de consumo

– El papel de La Garbancita y el papel de los grupos de consumo.

Un saludo. La Garbancita Ecológica. (CONTINUARÁ…)

 

Control de calidad de las manzanas

 

El 12 de Febrero de 2011, un consumidor escribe:

 

Buenas tardes. El pasado miércoles no pude recoger el pedido realizado por mi y en nombre fue un compañero de trabajo al cual quería conoceros y formar parte también de esta iniciativa. Quería mostrar mi TOTAL DISCONFORMIDAD con el estado de las dos clases de manzanas que compré sobre todo las royal. Ya no por el tamaño que era pequeñas y se puede aceptar pero estaban muy pasadas, sinceramente para tirarlas y no ponerlas a la venta. Pienso que deberían de estar atentos a estos detalles y por mi parte quiero decirles que no voy a volver a realizar ningún pedido. Estaba bastante ilusionado con su iniciativa pero pienso que deben de vigilar estos aspectos, se venda ecológico o no.

 

Un saludo. R.G.

 

El 17 de Febrero de 2011, La Garbancita contesta:

 

Hola R.

 

En primer lugar disculpa por los días transcurridos hasta nuestra respuesta. Tu reclamación respecto a las manzanas se ajusta a la realidad. Avisamos del pequeño tamaño de la variedad royal gala y del aspecto “pasado” de las golden, transmitiendo la información que nos enviaron los agricultores en la nota de novedades que, junto al enlace con los productos de la quincena, enviamos el 1 de febrero. ab

lan l@s productor@s y l@s consumidor@s.

 

Te incluyo aquí el texto: “Frutas: incluimos manzana Royal Gala de tamaño pequeño (calibre 50/60), de Gumendi, en cajitas de 2 kilos o bolsas de 1 kilo.

 

Avisamos que las manzanas golden fueron recolectadas antes de las heladas y los productores de Ecomediterránea las mantienen en cámaras. El buen sabor de las manzanas no se ve afectado, pero sí presentan un aspecto algo envejecido.”

 

Los avatares de la naturaleza someten a los agricultores a una gran inestabilidad y los consumidores responsables debemos involucrarnos en ello. Esto no significa que “nos metan goles”.

 

Cuando hay un producto en mal estado, nosotros lo detectamos mediante el control de calidad que el día del reparto realizamos, fruto a fruto, más de 30 personas, la gran mayoría voluntarias. Después pedimos a los consumidores que nos informen de incidencias por si se nos ha pasado algo.

 

Transmitimos la reclamación evaluada y cuantificada al agricultor y éste nos informa del origen del problema y se compromete a descontar en el siguiente pedido el importe de los productos en mal estado. Pero este no es el caso, ya que fuimos avisados previamente de los problemas, valoramos que el tamaño y el deterioro en el aspecto no comprometía el valor nutricional de las manzanas y decidimos aceptar esas explicaciones transmitiéndolas a todos los consumidores para que ellos tomaran la decisión de comprarlas o no.

 

A pesar de todo, entendemos que tu reclamación debe ser atendida y te devolveremos el importe de los 3 kilos de manzanas.

 

Ahora, permítenos una reflexión. El consumo responsable es una experiencia diferente a la compra convencional. Procuramos convertir los problemas en una oportunidad para el diálogo entre productores y consumidores que perfeccione, tanto la calidad de los productos, como la calidad de nuestra relación. No se trata de aceptar cualquier cosa sino de asumir las dificultades de la otra parte combinando la justicia con el respeto y el apoyo mutuo.

 

Sentimos mucho la mala impresión que has recibido en tu primera compra. Sin embargo, creemos que dicha negatividad debe ser debidamente encuadrada. Si ha sido sólo en dos productos y el problema estaba avisado, te rogamos reconsideres tu decisión de retirarte en la primera compra, siempre que exista positividad para tí en la calidad del resto de los productos, en su precio y en nuestro proyecto de consumo responsable, incluyendo el modo de resolver las diferencias de criterio.

 

En espera de tu respuesta, recibe un cordial saludo.

La Garbancita Ecológica.

 

El 21 de Febrero de 2011 el consumidor responde:

 

Buenas tardes, y gracias por su contestación.

 

Efectivamente, tienen buena parte de razón en que estaba sobre aviso, lo que ocurre es que el estado de algunas de las manzanas eran directamente para no ponerlas a la venta, bajo mi humilde opinión. De todos modos acepto de buen agrado la devolución y me comprometo a seguir realizando pedidos ya que en otros productos si quedé contento.

 

Gracias de nuevo y un saludo.