Correspondecia con una consumidora de CNC-SUR

El 30 de abril de 2011, una consumidora escribe

 

Hola, soy M. A., una persona que hace su compra a través del grupo de consumo CNC SUR, y os envío este mensaje a través de mi correo porque no tengo ningún interés en entrar en ningún tipo de polémica, ni con vosotros ni con ningún otro grupo de consumo.


En primer lugar, quiero manifestar que, como vosotros/as, he participado desde el primer momento en la lucha que mantienen los familiares de los centros ocupaciones cerrados por la Comunidad de Madrid, no sólo porque soy una trabajadora de Educación Especial que intenta defender el Servicio Público, sino que también me mueven motivaciones personales pues algunos de los familiares que en ese momento son portavoces de la plataforma son íntimos amigos míos desde hace años. En consecuencia, creo conocer el problema con relativa cercanía.


Por otro lado, y desde mis 54 años, con unos pocos de reivindicaciones sobre mis espaldas, exactamente desde 1.974 en que me detiene la policía por primera vez, no me parece de recibo que reciba en un correo que utilizo para hacer mis compras, que pertenezco a la izquierda capitalista o cosas parecidas. Evidentemente, soy afiliada a CCOO, no tengo ningún cargo sindical, y me pueden gustar o no las políticas que en cada momento adopte éste u otro sindicato, pero me parece una falta de respeto enorme las descalificaciones con que tratáis a las personas que durante muchos años de su vida han trabajado y trabajan desde sus puestos de trabajo, valga la redundancia, para que las condiciones, salarios etc, mejoren.


Entiendo, que estar en un grupo de consumo a lo único que me obliga es a consumir. Aún así, entiendo que divulgar la idea de consumir mejor, eliminar intermediarios, en definitiva buscar alternativas para que la balanza en la que nos movemos consumidores y productores sea más justa es loable, pero me parece difícil conseguirlo si utilizamos descalificaciones contra aquellos que presuponéis pensamos distinto.
La lucha en la defensa de los servicios públicos no es una novedad, primero porque no había, cuando los conseguimos teníamos que defender que funcionaran y ahora nos toca pelear porque no nos quiten aquello que habiamos conseguido. Es duro.

Pasad un buen día del trabajo desde cualquier manifestación en la que os encontréis. Un saludo. M. A.

 

El 3 de mayo de 2011, La Garbancita contesta

 

Hola. M. A.

 

En primer lugar, agradecemos tu respuesta a nuestro correo sobre la relación entre el 1 de Mayo y la lucha de usuarios, familiares y trabajadores de los Centros Ocupacionales de Disminuidos Intelectuales, clausurados por el Gobierno de PP de Madrid.

 

Compartimos contigo muchas cosas. En el terreno de la condición: trabajador@s, consumidor@s responsables, sindicalistas, participantes de la lucha sindical desde distintos sindicatos, incluido CCOO, participantes y colaboradores de la lucha ejemplar de la Plataforma Unitaria en Defensa de l@s Discapacitad@s.  Y, también, en el terreno de la opinión: contra de la privatización de la protección social, la precarización del trabajo, la defensa de la unidad sindical y también en el consumo responsable. Por todo ello, creo que debemos pedirte disculpas ya que nuestras palabras han conseguido un propósito diferente al que perseguían. En ningún momento hemos puesto en tela de juicio la honorabilidad de los militantes de CCOO, ya que muchos de nosotros lo somos. Lo que criticamos es una política sindical que está permitiendo el desmantelamiento de la protección social del Estado, un paro disparatado, una precariedad de masas, desahucios masivos y, ahora, unos pactos sociales que remueven, a una escala nueva desde la transición política, la totalidad de derechos laborales, sindicales y sociales de la población trabajadora. Nosotros llamamos a la izquierda que entra en estos negocios, en nombre de la competitividad, el crecimiento económico y la creación de empleo (basura): izquierda capitalista.

 

En la medida que nosotros estamos en esa izquierda creemos que es necesario tocar fondo y procurar reconstruir una verdadera izquierda que, hoy por hoy, no existe.

 

En lo tocante a las “obligaciones” de una persona que pertenece a un grupo de consumo autogestionado, te damos la razón en que la única obligación -y no permanente- es consumir. Pero creemos que somos personas integrales, tal y como demuestra nuestra participación simultánea en actividades sociales, sindicales, de consumo, de educación, de participación política. En este sentido, reivindicamos la transversalidad de los discursos y de las dinámicas de participación social. Lo contrario sería corporativismo. Nos consta que tu también estás en esta posición. Hemos lanzado la convocatoria de la Plataforma de a
poyo a la lucha de discapacitados y trabajadores porque varias personas de nuestros colectivos de consumos participan activamente en ella y ponemos en practica un principio básico en la izquierda: la solidaridad con las luchas. Otra cosa es que nuestro lenguaje no haya sido lo suficientemente preciso para evitar consecuencias indeseables.

 

Con este afectuoso mensaje queremos enmendar nuestros posibles errores.

 

Sin más por hoy, y a la espera de tu respuesta o de saludarte a la primera ocasión.

 

Recibe un cordial saludo, La Garbancita Ecológica.