El melocotón tardío

Los agricultores que formamos parte de fruitalpuntBIO somos “pagesos” de formación y procedemos de comarcas de producción tardía, son las tierras de frutales más cercanas al Pirineo. La especialización en el  monocultivo de melocotón viene de varias generaciones atrás.

 

El monocultivo en agricultura siempre acaba siendo perjudicial, pues tiende a acabar con la diversidad biológica. Pero en su raíz siempre encontramos la historia de un éxito, un producto que se adapta a las condiciones ambientales mejor que los demás. Las zonas fruteras de toda España hemos sido víctimas del éxito de los monocultivos que han acabado por empobrecer nuestra agricultura hasta convertirla en un fenómeno industrial. En nuestro caso, el melocotón monopolizó durante décadas los cultivos y ahora  la agroindustria está llevando al sector a la ruina.

 

En fruitalpuntBIO cultivamos melocotón, nectarina y paraguayo desde principios de julio hasta finales de  noviembre. Son un sinfín de variedades, unas mejores que otras, algunas foráneas, americanas, italianas, pero también muchas clases autóctonas, seleccionadas por nuestros abuelos y bisabuelos. Tenemos melocotones amarillos de Julio de excelente sabor, o rojos de agua, refrescantes pero simples. O muy perecederos como el extraordinario Sudanell que confirman que cuanto más dulces, a menudo también más rápido ha de ser el consumo.

 

El melocotón tardío es una fruta muy especial. Se recolecta a partir del 10 de setiembre llegando los últimos a finales de Noviembre. Su piel puede ser completamente amarilla, bicolor amarilla y roja, anaranjada, o roja, incluso granate. Hay una  característica distintiva que le viene dada por el manejo, embolsamos cada fruto en una bolsa de papel, así lo protegemos de las lluvias, de los insectos y pierde la mayor parte del pelo, es un melocotón afeitado. Son cantidad de variedades autóctonas, como el Roig de Rito, Poller, Groc de Pinyana, Roig Tardà, Plàcid, Farré, Manolito, etc, componen un tesoro de diversidad varietal de una riqueza inacabable. Común a todas ellas es el sabor complejo y exquisito y una firmeza  en su textura exclusiva. Son melocotones duros, incluso muy duros, de carne fibrosa y crujiente y huesos pequeños y acaramelados. En general se les conoce por Pressic  d’Ivars o Préssec de Pinyana.

 

Si debemos hacer unas consideraciones generales, no sólo del melocotón tardío, sino aplicables también a todos los melocotones, nectarinas, ciruelas y albaricoques, en general frutas de hueso. Son frutos de vida muy efímera que pierden rápidamente sus mejores cualidades. Es de vital importancia que se consuman a la mayor brevedad posible. Son frutas que tienden de forma natural a conservarse mal. Es cierto que el frío nos ayuda a conservarlos mejor, pero no es menos cierto que ese mismo frío devalúa en gran parte las calidades del producto, se pierde todo el olor y gran parte de textura y sabor.

 

Cuando tengáis en las manos un melocotón de fruitalpuntBIO, pensad que es como un pescado: cada minuto que pasa fuera del agua pierde cualidades. No lo arrinconéis en el frigorífico. Así que si queréis el consejo de un pagès, disfrutad de la fruta fresca lo antes posible y, si alguien tiene que esperar, que sea la manzana o la pera.

 

Buen provecho.