Escarcha en Quero y calor en Guadalhorce

La madrugada del 1 de Noviembre escarchó en Quero, Toledo. Las plantas de calabacines y tomates de Esencia Rural se helaron.

En la primavera, Esencia Rural nos avisaba de qsu regreso y planificó con La Garbancita la huerta tardía de verano. Julián arriesgó al alargar la temporada de estas hortalizas.

A principios de Noviembre, dicen las lenguas expertas del campo, siempre hiela. De hecho, los seguros agrícolas cubren a los campesinos hasta el último día de octubre. La noche del 1 de noviembre no tuvo la previsión de colocar mantas térmicas para cubrir las cosechas.

Y ocurrió. Un pico de temperaturas bajas escarcharon las plantas de calabacines y tomates, impidiendo que pudiesen germinar. La semana pasada, tuvimos que repartirnos los calabacines de Esencia Rural, porque tan sólo nos suministró 30 kilos recolectados en la mañana del viernes 31 de Octubre.

Julián no sabe calcular la pérdida. Aproxima que hubiese podido cosechar hasta 1500 kilos de tomate que, según las pruebas que hicimos la semana anterior, estaban deliciosos. Más difícil es estimar la cantidad de calabacines, donde había matas con una sola recogida.

Sin embargo, no hay tiempo para lamentarse, dice, porque la huerta de invierno anuncia su llegada. Para esta semana ya podemos disfrutar de coliflores, coles lombardas, repollos, espinacas, apio y puerro de Esencia Rural.

Las heladas noches en Toledo contrastan con las jornadas aún calurosas en el Valle de El Guadalhorce, Málaga. Las altas temperaturas descabalan las previsiones de los agricultores de El Guadalhorce Ecológico que planificaron cultivos escalonados para suministrar coles durante los meses de otoño e invierno. El calor acelera el crecimiento y estas semanas necesitan dar salida a cantidades no previstas. La falta de frío y de agua, retrasa también la maduración de los cítricos. Aún tendremos que esperar unas semanas para que la naranja Navelina alcance su punto óptimo de dulzor.

GuardarGuardar