Garbanzos de Labranza Toledana

Este año la cosecha de gar­banzo se ha visto algo merma­da por el exceso de agua… pa­radojas de la agricultura. Hay un refrán que dice: “Si oyes en Marzo tronar, siembra en alto el garbanzal”.

Sembramos el garbanzo el día 26 de Febrero, el 27 pasamos el rulo y el 28 de Febrero, jueves, cayó una importante ne­vada. Además, el mes de Marzo se pasó prácticamente lloviendo sin parar.

Se siembra a razón de 100 Kgs por hec­tárea, es decir sembramos 1000 Kgs en las 10 Has.

En las zonas con mayor pendiente ha ido algo mejor, aunque con bastante “mala hierba”. Pero en las zonas llanas ni siquiera ha nacido. Hay un dicho popular que cuenta que “el garbanzo sólo quiere dos aguas, el de la siembra y el del coci­do”. El garbanzo que se sembró en la tie­rra llana sencillamente se pudrió en la tie­rra sin llegar a germinar.

El garbanzo es una leguminosa, y como tal, mediante unas bacterias que tiene en las raíces, fija en el sue­lo, en forma mineral, el nitrógeno que hay en la atmósfera en forma gaseo­sa. Este nitrógeno, y las abundantes lluvias de esta primavera, han hecho proliferar abundantes hierbas adventi­cias, plantas que compiten en espacio, agua y nutrientes con el garbanzo, lo que hace disminuir considerablemente la cosecha.

Esto, en agricultura convencional, es un mal menor porque utilizan herbicidas para combatir estas plantas no deseadas.

El día 4 de Agosto hemos cosechado y, en las 10 Has, hemos obtenido 2740 Kg.

La cosechadora los deja normalmente algo limpios. Pero este año como iban con bastante semilla han quedado un poco más de 2000 Kg., después de limpiarlos. Pasan primero por una aventadora, que con aire quita las pajillas y restos de me­nor peso. Luego van pasando por unas cribas que, con un enérgico zarandeo, va separando tanto las demás semillas como los garbanzos partidos.

Este año no puedo vender muchos gar­banzos, porque el año que viene quiero sembrar 20 hectáreas y necesito 2000 Kg.

¡Que aprovechen!

GuardarGuardar