Guadalhorce ecológico: una experiencia en marcha

Esta iniciativa nace en la provincia de Málaga, a principios de 2008, en un valle que recibe su nombre del río Guadalhorce. Tiene vocación de extenderse a toda la provincia.

Este valle cuenta con una situación favorable desde el punto de vista agronó­mico: un clima benigno, suelos fértiles, di­versidad agronómica y disposición de agua para riego. Especialmente, en el mismo hay mucha gente que conserva la tradición y la cultura agraria. Se cuenta que en la post­guerra civil allí no se pasaba hambre, por­que casi todo el mundo tenía su pequeña parcela de media o una hectárea,  que culti­vaba. De ahí que siga conservando un gran número de pequeños propietarios y esa cul­tura campesina que hemos señalado. Y por esta razón la crisis del ladrillo está haciendo que mucha gente vuelva al campo.

La experiencia la inicia y la mantiene en la actualidad una asociación de producto­res y consumidores llamada Guadalhorce Ecológico. Como consecuencia de esta actividad de casi cinco años, se ha consti­tuido en 2011 una cooperativa de agricul­tores, que controla una superficie de unas 60 ha, pertenecientes a 20 agricultores a tiempo parcial. Esta cooperativa trata de desarrollar canales cortos de comercializa­ción de productos ecológicos, acercándose al mundo de las asociaciones o coopera­tivas  de consumidores a nivel regional y nacional. Ambas entidades tienen un es­tatuto jurídico totalmente independiente, pero están muy vinculadas entre sí, cada una con sus funciones específicas.

El siguiente esquema define la filosofía por la que transita la asociación: como se ve lo económico, lo social, lo ecológico, lo cultural, lo cultural, lo patrimonial, la sa­lud, y lo paisajístico tratan de tener su si­tio y su vinculación. Sería como un modelo agroecológico con otros nombres, que son  los que mejor entienden los  participantes, huyendo quizá de excesiva ideologización,  poca práctica y con menos constancia de muchos proyectos ya intentados, que ter­minan cuando se agota  la subvención.

En cuanto a los campesinos productores, la asociación facilita asesoramiento técnico, curso de formación, recuperación de varie­dades locales,  intercambio de semillas y cer­tificacióncolectiva. Ésta última iniciativa es una herramienta para hacer más asequible la certificación ecológica a huertas de pequeño tamaño, es a modo de una certificación par­ticipativa en donde todos /as aprendemos de los demás. En la actualidad se está insistien­do en recuperar la diversidad agroecológica de la zona para mejorara la oferta de alimen­tos y ganar en sostenibilidad.

En cuanto a los consumidores facilita información y formación, promoción en los colegios de huertos, de alimentos ecológi­cos, charlas divulgativas, ferias de varieda­des, sinergias con otros sectores como la restauración ecológica, visitas a las huer­tas y mercadillos en los fines de semana por distintos pueblos de la provincia y en la capital. La cooperativa por su parte repar­te “cestas” a domicilio, previo pedido por la web, y comercializa al por mayor produc­tos ecológicos de temporada de la zona.

Los mercadillos quizá sean uno de los  mayores éxitos del proyecto. Acercar a los consumidores los productos de las huertas próximas, por los propios  campesinos; da lugar al fomento del consumo ecológico; al intercambio de noticias; a la formación en consumos de temporada y al conocimiento de la importancia de la actividad campesina.

Se han hecho diversas publicacio­nes (por ejemplo, el libro titulado “Diario campesino de familia”), presencia en los distintos  medios de comunicación, parti­cipación en cursos, charlas en centros es­colares a unos 1800 niños del valle y de la provincia, etc.

En suma, un proyecto que se va conso­lidando, con cinco años de permanencia, y que no ha renunciado a su principios funda­dores: fomento de la agricultura y la gana­dería ecológica, autogestión y autonomía, proximidad, circuitos cortos, productos de temporada, contribución al enfriamiento del planeta, estímulo del consumo  saluda­ble y cooperación con otras iniciativas de la provincia: red de semillas, restauración  ecológica, formación en colegios y puesta en práctica de forma seria del restableci­miento de la dignidad campesina y el cui­dado de la tierra.

Guadalhorce Ecológico, 17.12.12

www.gualdalhorceecologico.com

www.citricosecologicos.es