¿Quieres ahorrar y cuidar tu salud y el medio ambiente? Pues elige jabón biodegradable y ecológico

¿Sabes la diferencia entre jabón y detergente? ¿No compras limpiadores ecológicos porque son más caros? Después de leer los consejos de Jabones Beltrán tendrás más elementos de juicio para una compra responsable.

¿Qué es jabón y qué detergente?

Hoy en día a casi cualquier producto para lavar la ropa se le llama “jabón”. Sin embargo, existe una diferencia importante entre un jabón y un detergente, ya sea líquido o en polvo.

 

El jabón es un antiguo agente limpiador cuyos ingredientes principales son de origen natural: aceites o grasas; a diferencia de los otros limpiadores elaborados en base a componentes químicos. Estos ingredientes químicos suponen un creciente problema medioambiental y sanitario.

Grandes cantidades de residuos llegan a ríos y mares a través de nuestros desagües impactando en el medio ambiente, contaminando aguas, amenazando la fauna acuática y causando malos olores.

Los jabones, con una mínima proporción de componente químico, son productos biodegradables.

¿Nos hace daño el detergente convencional?

Entre los ingredientes de los detergentes industriales encontramos agentes limpiadores propiamente dichos, que se denominan TENSOACTIVOS, y otras sustancias que refuerzan su efecto, como FOSFATOS, CARBONATOS y PERBORATOS, además de COLORANTES, CONSERVANTES y AROMAS.

Este cóctel hace peligrar nuestra salud y la del medio ambiente.
Rescatamos dos ingredientes habituales en la composición de los productos de limpieza que son altamente perjudiciales.

Los fosfatos se utilizan en los detergentes para garantizar la limpieza eficaz cuando el agua es rica en cal. Estas sustancias son responsables de la eutrofización, consistente en el crecimiento de las algas en perjuicio de otras formas de vida acuática. Son visibles en las llamadas mareas rojas o verdes. Estos efectos dañinos han provocado una paulatina sustitución por otros agentes ricos en fósforo, que también son considerados un riesgo ambiental.

Sin embargo, en otros productos de limpieza, como los lavavajillas, los fosfatos aún son ingrediente imprescindible en su elaboración industrial. La presión de los grandes fabricantes ha provocado que la Unión Europea aplace la decisión de restringirlos o eliminarlos hasta el 2015.

Los tensoactivos (o surfactantes) son compuestos originados por la contaminante industria del petróleo. Al liberarse en el medio ambiente pueden alterar los ecosistemas porque perjudican a bacterias, hongos, plantas, invertebrados y peces. Los alquilsulfonatos –presentes en la nueva generación de detergentes- han resultado ser, como los ftalatos o el bisfenol A, contaminantes con efectos endocrinos –alterando el sistema hormonal-.

Y para terminar unos consejos sobre ahorro en detergente, agua, temperatura y energía.

• Utiliza la lavadora de forma responsable y sostenible:

-No pongas la lavadora con poca ropa. Se gasta la misma cantidad de electricidad y agua sea cual sea su carga.

-Dosifica en función de la suciedad y dureza del agua. No por utilizar más producto se lava mejor.

-Lava con la temperatura más baja recomendada. De esta manera se ahorran recursos energéticos.

-No selecciones programas más largos de lo necesario. Ahorrarás también más energía.

-Reduce envases. No te dejes seducir por los atractivos envases; piensa en la cantidad de basura que generará.

-Recicla el envase una vez vacío. Deposite los envases vacíos en los contenedores correspondientes para que especialistas se encarguen de su reciclaje.

Consejos de Jabones Beltrán.

Si no lo haces por la naturaleza, hazlo por ti y por tu familia.

Cada vez más personas, principalmente mujeres, tienen intolerancia a los geles, champús, cosméticos, perfumes… debido al coctel de sustancias químicas a las que estamos expuest@s cada día. Entre ellas destacamos los detergentes que, además, dejan restos en la ropa que nos tenemos que poner sobre la piel no sólo las personas adultas, también niñ@s y bebés.

Antes de que nos llegue a pasar, es mejor prevenir. Después ya no hay vuelta atrás y la vida se convierte en un infierno para eliminar de tu vida todo lo que huela a químico.

Para saber más, lee este artículo: SSQM. El síndrome del miedo.

http://urcm.net/dev/N50-garbancita/joomla/index.php/globalizacion-y-qlibre-comercioq/856-ssqm-el-sindrome-del-miedo

Es un consejo de La Garbancita Ecológica