Las naranjas ecológicas y el "mal tiempo"

 

Este año la lluvia, el frío y el viento están afectando a los cultivos de frutas y hortalizas de nuestros productores, en especial a las naranjas.

 

Las lluvias de los últimos meses han dificultado la recolección de hortalizas (que requieren de mayor limpieza de tierra y barro), y en muchas ocasiones, han impedido que los agricultores entrasen a los campos a plantar. La recogida de naranja no puede realizarse en días lluviosos, pues la humedad estropearía los frutos. Los agricultores deben esperan a que el sol seque las naranjas antes de recolectarlas.

 

Los vientos pueden dañar las naranjas que están madurando en el árbol desprendiendo la fruta del pezón y haciéndola caer. Sin embargo, los productores mantienen los frutos en sus árboles hasta el punto óptimo de maduración para garantizar la frescura y la plenitud de nutrientes y vitaminas.

 

La naranja ecológica de Valencia ha estado habitualmente en nuestras mesas desde octubre hasta mayo. Sin embargo, las condiciones climatológicas adversas de esta temporada han reducido la cantidad de naranjas recolectada en años anteriores.

 

Hemos acompañado a l@s productor@s desde las primeras naranjas de la temporada. La primera, “Navelina”, con algún toque de acidez y aún sin su color anaranjado intenso, pero con un espectacular sabor y contenido de nutrientes. La segunda “Navel Late” que entraba a principios de febrero. Esta variedad se despide esta quincena y, dependiendo de la presencia o no de lluvias en los próximos días, podremos cubrir las necesidades de nuestr@s consumidor@s.

 

Sin embargo, ¡contamos con una buena noticia!. Si las condiciones climatológicas no se recrudecen en la próxima quincena, a finales de marzo contemos con la variedad más tardía, “Valencia Late”, que podremos disfrutar hasta mayo.

 

Nerea Hernández.