Nueces y mermeladas de alta montaña, Valle del Taibilla

La Cooperativa «Valle del Taibilla» lleva años produciendo nueces ecológicas y elaborando mermeladas de frutas cultivadas en los valles del privilegiado entorno de alta montaña de la Sierra del Segura. Esta semana nos presentan su proyecto y traen debajo del brazo las primeras nueces de la temporada, recolectada a mano, secada al aire y partida artesanalmente. Un alimento fundamental en una dieta cardiosaludable: «son el único fruto seco con una cantidad significativa de ácidos grasos omega-3 de origen vegetal, además de ser una fuente de vitamina B6, ácido fólico, magnesio y cobre. Además, también son ricas en proteínas y no poseen colesterol.»

 

 

 

Nerpio y Valle del Taibilla

<span;»>Nerpio es un pequeño pueblo de alta montaña, en un enclave privilegiado de la Sierra de la Segura, al sur de la provincia de Albacete, en la encrucijada de las provincias de Albacete, Murcia, Granada y Jaén. Los ríos y torrentes han encajado sus cauces sobre las calizas del Jurásico formando valles en «V» que sólo dejan lugar a pequeñas huertas que aprovechan los abundantes manantiales. Estamos rodeados de altas montañas cubiertas de nieve durante los inviernos y disfrutamos de arroyos y manantiales de aguas limpias y cristalinas. El rio Taibilla y sus afluentes descienden de los altos macizos de las sierras de Taibilla, Las Cabras, Pincorto y Huebras. Nuestro clima, propio de montaña, con aires puros y renovados, nieves en invierno, y veranos frescos permiten la obtención de frutas y hortalizas lejos de focos de contaminación y de gran calidad. Desde tiempo inmemorial el municipio de Nerpio ha estado representado por el nogal, árbol noble y emblemático, y por su prestigioso fruto, la nuez. Sin embargo, esta belleza se ve amenazada por el abandono del cultivo del nogal.

En «Valle del Taibilla» nos moviliza la responsabilidad de cuidar esta reserva natural que nos rodea. La naturaleza nos permite disfrutar de ella y de sus cosechas y entendemos que a cambio tenemos que preservar los suelos y el agua, evitar y prevenir cualquier riesgo que pueda dañar o peligro nuestro medio ambiente. Queremos preservar este ambiente sano y sostenible y proporcionamos a la sociedad alimentos de calidad a la vez que contribuimos al mantenimiento de este privilegiado entorno. Nuestra empresa constituye una de las pocas iniciativas que componen el tejido empresarial de la zona, estamos constituidos como cooperativa de trabajo asociado. Somos jóvenes comprometidos con el medio ambiente, con el desarrollo económico y con la sociedad de nuestro pueblo. El desarrollo de cualquier actividad empresarial en esta zona encuentra muchas dificultades, las deficiencias en las comunicaciones, la lejanía a cualquier enlace logístico entre otras. Todas estas dificultades se han ido superando durante los últimos 22 años trabajando con tenacidad.

¿Por qué Valle del Taibilla apuesta por la producción ecológica?

La producción ecológica es un sistema sostenible para el cultivo de alimentos sanos. Respeta los recursos naturales y hace un uso racional del campo, mejorando la fertilidad natural del suelo. No se usan sustancias químicas de síntesis ni organismos modificados genéticamente. La agricultura ecológica desempeña un papel social importante. Aporta alimentos ecológicos sanos a la población y por otro lado contribuye a la protección del medio ambiente y al bienestar animal. Desde el punto de vista medioambiental la agricultura ecológica conserva modelos sostenibles de producción agrícola y ganadera, contribuye a la conservación de la biodiversidad, minimizan la contaminación por productos fitosanitarios en los suelos, conservan paisajes naturales y permiten la supervivencia de la flora y fauna autóctonas. Por otra parte la agricultura ecológica permite a los pueblos y zonas rurales, mantener sus economías y el asentamiento de la población, lo que repercute en el desarrollo rural y en la recuperación de territorios desfavorecidos. Además de estos factores, los alimentos ecológicos presentan diferencias desde el punto de vista de su sabor, olor, color, concentración nutricional, concentración vitamínica, mayor contenido mineral, y mayor nivel de sustancias antioxidantes. Los alimentos ecológicos contienen menos agua que los convencionales lo cual favorece la intensidad de los sabores la concentración de nutrientes y alarga el periodo de conservación de las frutas y hortalizas. Generalmente los alimentos ecológicos presentan menor calibre ya que sus formas se adaptan a las propias de las variedades. Los colores verdes generalmente son menos intensos, más naturales (los colores intensos se relacionan con el uso de fertilizantes químicos de síntesis), y más aromáticos.

Ana, de Valle del Taibilla.

Nueces y mermeladas de alta montaña, Valle del Taibilla