Pesca responsable

A propósito del Día Mundial de la Alimentación quisiéramos hacer algunos comentarios en lo referente al tema de la pesca y la necesidad inmediata de la puesta en marcha en forma definitiva de un código que regule sí o sí el aprovechamiento de los recursos marinos de forma racional y sostenible.

Somos conscientes de la amenaza que supone para el medio marino el incremento de la explotación pesquera intensiva y para evitar esto es necesario que todo el pescado que se capture proceda de pesquerías y artes de pesca considerados sostenibles según los criterios homologados por la FAO y las organizaciones conservacionistas que basan los mismos en estudios más que suficientemente contrastados y cuyo objetivo final es desarrollar una pesca selectiva y controlada.

Ello debe ser así ya que creemos que estamos obligados a dejar a nuestros hijos un mundo tan rico y variado como el que nosotros recibimos.

Para ello deberíamos tener en cuenta los siguientes principios básicos:

-Seguridad de que todo el pescado utilizado proceda de pesca controlada, lo que implica el respeto de la normativa sobre tallas mínimas, especies protegidas, temporadas de pesca y cuotas de captura. Para ello debe exigirse que la información de la trazabilidad de toda la cadena extractiva y productiva esté disponible en forma directa al consumidor a la vez que certificada, de modo que permita identificar sin dudas la procedencia de todo el pescado.

– Que para la captura de las especies marinas se hayan utilizado métodos de pesca selectiva. Dado que la pesca con anzuelo y las artes de cerco son menos dañinas que las redes de arrastre al reducir la presión sobre los caladeros y minimizar los descartes de especies o tallas sin interés comercial, el pescado debería proceder de embarcaciones que utilicen este tipo de artes no depredadoras.

– Favorecer la pesca local. El consumo de pescado procedente de pesquerías cercanas no solo ayuda al mantenimiento de las comunidades y sus formas de vida tradicionales sino que al evitar largos transportes de mercancía por medio mundo, contribuye a la eficiencia energética disminuyendo el consumo de CO2.

Si por lo menos se cumplen estos principios básicos se estará dando un paso hacia una mejor conservación de los recursos marinos y si bien existe además la posibilidad de la acuicultura, ésta debe también ser cuidadosa con el medio ambiente y sobre todo enfatizar en aquellas especies que para su alimentación no sean extremadamente dependientes de proteína con origen en otras especies marinas, sino basada en subproductos de origen vegetal ya que de esta manera estamos evitando el círculo vicioso de tener que pescar masivamente para alimentar la crianza de otros peces cuando sabemos perfectamente que el balance de la eficiencia de dicha alimentación es absolutamente negativo.

Pan do Mar

 

GuardarGuardar