Sobre el control de caldad de la leche fresca

 

Al realizar el control de calidad de la leche fresca suministrada por la garbancita a los consumidores, fundamento la respuesta y he formado mi criterio bajo las siguientes premisas:

 

a) Mis padres tuvieron en los años cincuenta del pasado siglo una pequeña explotación familiar de vacas de producción de leche, habiéndome ocupado directamente, durante mi adolescencia, de los cuidados generales de las vacas y en particular de la limpieza, alimentación, ordeño, pastoreo, etc., así como del reparto de la leche a domicilio de los consumidores.

 

b) Cumplidos los diecisiete años, valorando con mis padres los riesgos que suponía mantener la pequeña explotación familiar y los beneficios que se podían obtener comprando la leche a terceros y venderla a la clientela que ya teníamos, opté por constituirme en intermediario, es decir, compraba la leche a determinados productores y se la vendía a los clientes que ya tenía.

 

c) Conclusión: la leche fresca que estamos vendiendo tiene poco cuerpo, da la sensación de aguada y baja en grasas. Por el contrario, el queso de vaca tiene un sabor agradable, es cremoso y está muy bien hecho, en suma, para mi gusto es muy bueno.

 

Las premisas en las que he fundamentado la conclusión sobre la calidad de la leche y del queso de vaca que estamos consumiendo son muy limitadas, pues son fruto de las experiencias que me trasmitieron mis padres y la que fui adquiriendo durante el ejercicio de esa actividad, a la cual me dediqué sólo durante siete años.

 

Para tener una idea fundada y poder emitir un juicio categórico, tanto sobre la calidad de la leche como del queso, es necesario un conocimiento profundo de diversos factores, tales como:

 

a) Conocer de modo genérico el conjunto de la explotación: ¿con qué tipo de pastos cuenta la explotación? (cirguno, mollares, mezclados); ¿qué ganado pastorea?(las vacas en plena producción, el ganado de recrío, las vacas de baja producción); ¿cómo se abonan las praderas? (con estiércol, cenizas, nitratos)

b) Funcionamiento del proceso de pasteurización:¿en ese proceso se añade agua?. El añadir agua, aunque sea en forma de vapor, es irrelevante para el queso, pero tiene importancia para la calidad de la leche.

c) Alimentación con piensos: ¿qué clases de piensos se dan a las vacas? (cebada, avena, algarrobas, yeros, maíz, etc.), ¿qué clase de forrajes se utilizan? (heno, alfalfa seca o verde, remolacha, pulpa, maíz verde, etc.).

d) Producción individual o colectiva: ¿cuántos litros de leche produce una vaca en los primeros meses después del parto? ¿Cuál es la media en litros del conjunto de las vacas productivas?.

 

Finalmente en relación con el queso, ya dije que lo consideraba de buena calidad y estaba bien hecho; no obstante, de las interrogantes planteadas podremos deducir más conclusiones y mejor fundadas, en cualquier caso convendría preguntar ¿qué producto se utiliza para cuajar la leche al hacer el queso?

 

Firmado Pedro.