Terra Sana

 

Actualmente la distribución de la producción ecológica está cayendo en manos de las multinacionales, siguiendo el camino de los alimentos convencionales. Esto no resuelve los problemas de pequeñ@s productor@s y consumidor@s, sino que los acrecie nta, y les aleja y enfrenta entre sí, en intereses contrapuestos.

 

A finales de 2003 nace Terra Sana, una cooperativa valenciana de distribución de productos ecológicos con algunas novedades que la hacen singular.

 

1.- Una apuesta prioritaria por el mercado local en todas sus versiones: asociaciones de consumidor@s, pero también otros colectivos sociales, tiendas, mercados, y reparto domiciliario a familias.

 

2.- Constituida por consumidor@s y productor@s. Las personas consumidoras pueden, además de conseguir una amplia gama de productos ecológicos y locales, apostar por la cooperativa, asociándose. Con ello también se fomenta el crecimiento de la producción y el consumo de alimentos ecológicos locales.

 

Terra Sana es una apuesta de un grupo de agricultores ecológicos para abrir el mercado local. No dejar de exportar mientras tanto, pero promover las condiciones para que, cada vez más, sus productos puedan ser consumidos localmente. Es una propuesta asociativa frente a la lógica del mercado que sólo favorece la competitividad entre l@s productor@s. A casi un año de haber comenzado el proyecto hemos realizado una entrevista a Carles García, miembro de COAG y de Terra Sana, así como presidente del CRAE (Consejo Regulador de Agricultura Ecológica) del País Valenciano. 

 

Entrevista:

 

¿Cómo surgió Terra Sana?

 

Terra Sana nace en el entorno de agricultores vinculados a la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) del País Valenciano, interesados en el cultivo ecológico y en los mercados locales, de manera que los productos no tengan que viajar miles de kilómetros, con el consiguiente consumo de energía.

 

Antes hubo varias experiencias de cooperativas dirigidas a la exportación, agrupando determinadas producciones en grandes cantidades; pero nosotros queremos distribuir alimentos en general, sobre todo frutas y hortalizas, los que entran habitualmente en la cesta de la compra. No nos planteamos para nada la gran distribución, sino la cercanía del productor al consumidor.

 

La cooperativa comienza en noviembre de 2003 suministrando productos a tres asociaciones de consumidores valencianos. A partir de enero de 2004 comienza a abrirse a más consumidores, tanto a grupos como asociaciones. Al agruparse les resulta más barato.

 

Actualmente estamos distribuyendo a casi todas las asociaciones de consumidores del País Valenciano, a tiendas especializadas y a tiendas convencionales con un espacio de producto ecológico. 

 

¿Qué tipo de productos distribuyen?

 

Frutas y hortalizas de todo tipo durante casi todo el año, teniendo en cuenta la temporada. El País Valenci
ano tiene un clima determinado y en algunos momentos no disponemos de un producto concreto. Por lo cual nos gustaría poder establecer una red de grupos y/o cooperativas para intercambiar productos. 

 

¿Cómo se está potenciando el consumo local?

 

Somos una cooperativa que funciona como una empresa y para desarrollar el mercado local tenemos una serie de personas que dan a conocer el producto. Al principio se hicieron contactos personales. Después nos dedicamos al comercio convencional: fruterías, tiendas y restaurantes.

 

Finalmente, vamos a empezar a trabajar con colegios y comedores escolares, pero no sabemos cómo funcionará. 

 

¿Cuál es el papel de los consumidores en la cooperativa?

 

La Ley de Cooperativas del País Valenciano establece una representación desigual de consumidores y productores. En el Consejo Rector, dos tercios lo ocupan los productores y un tercio los consumidores. De todos modos, los productores arriesgan mucho más que los consumidores.

 

Para ser socio consumidor hay que pagar una cuota única de 100 euros, con derecho a una rebaja del 3% en la adquisición de los productos para toda la vida. Se ha frustrado nuestra expectativa con respecto a la participación de los consumidores. En la actualidad hay 20 socios, pero esperábamos muchos más. 

 

¿Cómo valorarías el primer año de funcionamiento?

 

En general, el primer año lo valoramos positivamente, a pesar del gran esfuerzo que hemos tenido que realizar.

 

Hemos tenido problemas de funcionamiento interno y de gestión del día a día.

 A partir de septiembre, después del parón del verano, vamos a hacer un relanzamiento y esperamos que aumenten las ventas. Si llegamos a más gente, podremos bajar los precios. 

 

¿Qué iniciativas os habéis planteado?

 

Vamos a empezar a trabajar en Madrid con un grupo de tiendas de productos convencionales con un rincón de producto ecológico. Una persona externa se hará cargo de los contactos. Hay de 8 a 10 tiendas interesadas y pensamos que podemos llegar a conseguir alrededor de 50. Vamos a estar presentes en Biocultura en noviembre y utilizar los medios de comunicación para darnos a conocer.

 

 Para más información www.terrasana.coop