Vinos naturales “De Sol a Sol”

 

Vino Blanco, Airen, 2009

Vino totalmente natural (sin ninguna adicción-corrección enológica)
Procedente de nuestro viñedo “el almendruco”, de pie franco (sin injerto), con una edad de entre 90 y 110 años.  Se cultiva respetando los cánones culturales ancestrales, no se utiliza ningún producto fitosanitario, ya que existe un equilibrio del propio viñedo para su autocontrol tanto de plagas como de producción y calidad de sus frutos, a la que se le ayuda con tareas agrarias ya extinguidas como el desfollone (quitar hojas).

La elaboración es muy singular: maceración durante 13 meses con toda su pulpa-hollejo (practica extrema en las elaboraciones de los blancos), lo que le da singularidad en su aroma y el gusto inolvidable a compotas muy originales; un año más en crianza (en depósito de acero inoxidable) y embotellado en diciembre del 2011, sin ningún tipo de filtración ni estabilización.

En toda su elaboración no se le ha añadido ninguna sustancia enológica como el sulfuroso, acido tartárico o lácteo…..por lo que notarán que les sabe simplemente a mosto, uva, vendimia….Además les sentará muy bien.

 

Vino Tinto, Velasco, 2011

Vino totalmente natural (sin ninguna adicción-corrección enológica)
La uva proviene de nuestro viñedo “La cerrada”, viña de pie franco de una de las variedades en vías de extinción, que tiene, al menos, 130 años de edad. Se cuida con todo el mimo y respeto posible, se le hacen labores ya inusuales como desahogar, amorterar y desfollonar al menos dos veces cada año ya que es una variedad que echa mucho follaje.

Realizamos dos vendimias porque su uva es muy desigual y no madura toda a un tiempo. No se utiliza ningún producto fitosanitario porque, al ser viñas autóctonas, están muy adaptadas y consiguen controlar la fauna no deseada y fomentar la beneficiosa.

La elaboración del 2011 con uva despalillada, tuvo una maceración de cinco meses con sus hollejos,  tras la prensada estuvo en depósito de acero inoxidable durante otros cinco meses y luego pasó a madera vieja durante seis meses más. Por último, se llevó de nuevo a depósito unos días y se embotelló en abril de 2012, sin estabilizar ni filtrar y sin ninguna adicción de sustancias enológicas.

Es un vino suntuoso y redondo que da notas muy especiadas que no proceden de la crianza en madera sino propia de la variedad. Como en el airén 2009 verán que sabe a bodega y campo.

Julián Ruiz

 

GuardarGuardar