Visita a Ekkofood. Betera-Valencia

Ekkofood es una empresa familiar situada a tan sólo unos minutos de Bétera (Valencia). El pasado 23 de julio visitamos su finca tras el apoyo mostrado a nuestra cam­paña de 17 de abril (2013), día de las luchas campesinas.

Gracias a los miembros de la comuni­dad y a nuestros más de 10 años de expe­riencia en el sector ecológico, nos hemos ido adaptando cada vez más a las nece­sidades del consumidor, consiguiendo una variedad de productos de gran calidad a lo largo de todo el año.

La finca Ekkofood consta de 30.000 m2, de los cuales 3.000 corresponden a un invernadero. Es en este último en donde, tras varios años de siembra, finalmente hemos adoptado un método de cultivo que permite obtener productos ecológicos de la máxima calidad.

Todos nuestros productos están certi­ficados por el Comité de Agricultura Ecoló­gica de la Comunidad Valenciana desde el año 2002, en que pusimos en marcha una idea que llevábamos ya tiempo en mente, el de producir alimentos saludables al al­cance de todos. Fuente: www.ekkofood.com

Carta de La Garbancita tras la visita

 

Hola Arnaldo.

Fue un placer conocer el pasado mes de julio, de la mano de Beatriz, vuestra finca abierta a la participación ciudadana a través de los huertos mediante una fórmula bien planteada de libre disposición, asesoramien­to técnico y tarifas populares.

Compartimos la perplejidad de quien, más allá de los aspectos económicos, ha puesto de su parte todo lo posible para acercar los alimentos ecológicos a una po­blación que los necesita de manera impe­riosa y, sin embargo, no consigue el núme­ro mínimo de consumidores. Esto se debe a que elegimos voluntariamente nuestro cáncer, nuestra diabetes y nuestra obesi­dad al consumir alimentos repletos de tóxi­cos, grasas trans y azucar refinado. Por eso debemos investigar las causas de tamaño despropósito. Dichas causas son las ideas, valores y emociones que, habiendo sido in­jertados desde fuera por la publicidad, los políticos y los científicos a sueldo de las multinacionales, aparecen como algo natu­ral compartido por tod@s.

Desde que empezamos a construir gru­pos autogestionados de consumo en 1996 ponemos, al mismo nivel que la producción y la distribución de alimentos ecológicos, la producción y distribución de cultura alimen­taria para un consumo responsable agroeco­lógico, autogestionado, popular, coopera­tivo y de responsabilidad compartida entre agricultor@s y consumidor@s.

Tendemos a cultivos ecológicos al aire libre, salvo circunstancias especiales como las que concurren en latitudes muy frías (Segovia, Avila, etc.) donde un día de he­lada fuera de lugar puede arruinar una cosecha entera; en otros territorios donde el excesivo calor puede quemar la cosecha o bien, se busca adelantar o retrasar una cosecha facilitando un techo móvil que se abre o se cierra según las condiciones cli­máticas de cada momento.

Las diferencias entre vuestro proyecto y el nuestro expresan la pluralidad de las res­puestas sociales frente al desorden alimen­tario internacional en manos del mercado y los grandes mercaderes.

Estamos vinculados con media docena de agricultor@s ecológic@s mediante relaciones preferentes que se expresan como una  voluntad común de responsabilidad compartida entre agricultor@s y consumidor@s. Los pasos que vamos dando en este terreno  inexplorado -y a veces conflictivo-, están en nuestra web y en la revista Tachai. Tendemos a trabajar mediante planificaciones indicativas que La Garbancita realiza para cada agricultor intentando armonizar los alimentos, variedades, latitudes, temporadas y climas para tener en cuenta todos los intereses de forma transparente y conseguir una oferta completa y atractiva para l@s consumidor@s.

El problema para la distribución de vues­tros alimentos es de dos tipos, la inserción en nuestros compromisos planificados actuales y el volumen necesario para que el coste del transporte no se dispare.

La Responsabilidad Compartida no tie­ne por qué ser igual en todos los casos. Al­gunos agricultores, además de compartir nuestros principios, representan un volumen importante de nuestra actividad económica. Otros, teniendo poca dimensión económica, representan una fuerte cooperación en el te­rreno educativo, deliberativo o de comunica­ción social.

Os adjuntamos el archivo de una presen­tación de la actividad de La Garbancita que utilizamos a veces: “Alimentación, consumo y salud en tiempos de crisis”. Nos gustaría recibir el díptico de presentación de Ekko­food que nos mostró Beatriz.

En espera de vuestras noticias, os envia­mos un cordial saludo del Consejo Rector de La Garbancita Ecológica

Las imágenes utilizadas para ilustrar este artículos han sido cedidas por el blog de cocina mediterranea casera “El tercer brazo”

 

GuardarGuardar