Paisaje, Naturaleza y Ecofeminismo

Paisaje y naturaleza

 

Paisaje, como apariencia de la naturaleza, es el territorio dominado con la vista desde un lugar determinado. Con la destrucción ecológica del industrialismo, el paisaje se deteriora y se convierte en un valor a proteger. La identificación de paisaje y naturaleza (“deterioro de la naturaleza y el paisaje… paisajes naturales y  humanizados” [1]) oculta la relación entre naturaleza y seres vivos.

“La tierra es una fuente de energía que fluye a través de un circuito de suelos, plantas y animales. Las cadenas alimentarias son los canales vivos que conducen la energía hacia arriba; la muerte y la putrefacción la devuelven al suelo .. Las aguas son parte del circuito” (A. Leopold, Ética de la Tierra, 1949).

Cada naturaleza es producto de su tiempo. Desde un romanticismo antiindustrialista, el deterioro del paisaje supone la pérdida de una naturaleza virgen imaginada y la protección de espacios naturales para uso estético y espiritual. El trascendentalismo propugna “la naturaleza salvaje del ser humano en contraposición a una libertad y una cultura simplemente civiles” (D.Thoreau, Walden o la vida en los bosques, 1854).

Los paradigmas  del conservacionismo moderno parten de una visión de naturaleza y sociedad desmontada por Marx y Engels en 1846: “El mundo sensible no es algo directamente dado desde toda una eternidad y constantemente igual a sí mismo … Es un producto histórico resultado de la actividad de generaciones en las que, cada una se encarama sobre la anterior, desarrolla su industria y modifica su organización social con arreglo a las nuevas necesidades… La naturaleza anterior a la historia humana no existe ya en parte alguna” (Ideología Alemana).

La Cumbre de la Tierra abordó la degradación ecológica planetaria desbordando la visión estética del paisaje. “El concepto de medio ambiente se desarrolla en plena crisis del modelo de utilización de los recursos energéticos escasos. Las concepciones económicas cuestionan los objetivos proteccionistas.” El capitalismo verde instrumentaliza el concepto de medio ambiente al “integrar la variable ambiental en el proceso de gestión y utilización de los recursos. Las políticas económicas son las del modelo en crisis… con correcciones ambientales que no modifican dicho modelo económico [2].”

De la huella ecológica a la brecha metabólica

La huella ecológica, expresa la cantidad de aire, agua y suelo necesarios para reproducir los recursos consumidos y asimilar los residuos producidos por una población según la capacidad de regeneración de la tierra. Muestra la insostenibilidad del sistema, pero no sus causas.

Metabolismo social es la serie de procesos mediante los que una sociedad se apropia, transforma, consume y deshecha materiales procedentes del mundo natural [3]. Marx describe la interacción entre naturaleza y sociedad como “un sistema general de metabolismo social, de relaciones universales, de necesidades en todos los aspectos, constituido por primera vez bajo la producción generalizada de mercancías”. Este concepto  contempla las interacciones entre lo material (relaciones seres humanos-naturaleza) y lo social (relaciones entre seres humanos) superando el determinismo natural y el determinismo social.

Brecha metabólica -como derivada de metabolismo social-, explica las relaciones naturaleza-sociedad en el capitalismo, mostrando la ruptura espacial/material del ciclo de nutrientes producida por: a) la urbanización-industrialización y la dependencia alimentaria de una tierra cada vez más lejana; b) la división del trabajo manual/intelectual y el desprecio del saber campesino frente a los conocimientos técnicos; c) la concentración de la propiedad, la producción y la distribución de alimentos causante de la inseguridad alimentaria, el éxodo rural, el desequilibrio territorial y las crisis económicas y ecológicas.

Mujeres, Naturaleza y Ecofeminismo [4]

El patriarcado equipara hombre/mujer y cultura/naturaleza, identificando a las mujeres con la naturaleza y a los hombres con la cultura. Al subordinar la naturaleza a la cultura, justifica la dominación de las mujeres por los hombres.

El feminismo afirma que, tanto hombres como mujeres somos cultura. Pero no tiene en cuenta la subordinación de la naturaleza a dicha cultura. El ecofeminismo sí lo hace. La subordinación de las mujeres a los hombres y de la naturaleza a la cultura, nos interpela como mujeres y como ecologistas. El ecofeminismo clásico invierte la relación patriarcal otorgando el lugar superior a la naturaleza y a las mujeres.

El feminismo niega la condición natural y el ecofeminismo clásico la condición cultural y social de las mujeres. Otras corrientes ecofeministas consideramos que hombres y mujeres somos, simultáneamente, naturaleza y cultura. La diferencia biológica y la construcción social de la diferencia para subordinar las mujeres a los hombres, no son la misma cosa.

En el capitalismo, las personas y la naturaleza están subordinadas al capital y las mujeres están subordinadas a los hombres. En los países ricos las mujeres, aun subordinadas a los hombres, nos beneficiamos de la explotación del trabajo, la naturaleza y las mujeres de los países dependientes. La alianza entre capitalismo y patriarcado desgarra la sociedad enfrentando a unas personas con otras, a las mujeres con los hombres, a unas mujeres con otras y a tod@s con la naturaleza.
La defensa de la vida y la igualdad entre hombres y mujeres requiere enfrentarse a los poderes económicos, políticos y culturales que sostienen la alianza entre capitalismo y patriarcado. El consumo responsable agroecológico favorece el cierre de la brecha metabólica, la convergencia de trabajo manual e intelectual y la corresponsabilidad en el trabajo de cuidados.

Pilar Galindo, Colectivo Feminista Las Garbancitas

Versión extensa de este artículo: Paisaje, Naturaleza y Ecofeminismo. (pdf)

Notas:

[1] GÓMEZ, F. et al. (1992). V Jornadas sobre el paisaje, A.Estudio y Paisaje, Segovia, p. 32-33

[2] GALINDO, P et al (1992). V J. sobre paisaje, p. 241-242.

[3] www.lagarbancitaecologica.org/garbancita/index.php/camana-verano-20
12/1199-campana-verano-agroecologia-y-consumo-responsable-57o-entrega

[4] www.lagarbancitaecologica.org/garbancita/index.php/ecofeminismos

GuardarGuardar