Por un embarazo sin químicos

En nuestra vida cotidiana estamos constantemente expuestas a productos químicos que son perjudiciales para nuestra salud. A la discriminación en el acceso al trabajo remunerado se suma la “feminización” del mismo en sectores profesionales como la sanidad, agricultoras, la limpieza, la industria química y farmacéutica, peluquerías… además de en nuestro hogar, lugares todos donde sobreabundan contaminantes muy peligrosos.

Como lo que esta industria persigue es obtener las máximas ganancias posibles, el principio de precaución sobre la toxicidad de lo que fabrican es tan invisible como la afectación de estos productos a las mujeres embarazadas y sus futuras hijas e hijos.
Está demostrado que estas sustancias afectan al sistema inmunológico, endocrino, reproductivo y respiratorio, y en las embarazadas fetotoxicidad.

 

fetotoxicidad

 

La explicación más exhaustiva de este peligro para las embarazadas, junto al catálogo de sustancias asociadas con daños durante el embarazo, la tienes en QUÍMICOS, SALUD Y EMBARAZO, revista Tachai nº 43.

GuardarGuardar