Agrocombustibles en África

Camerún, uno de los países más agrícolas de África central, tiene una superficie de 475.500 km2 y una población de 17 millonesde habitantes. En la región meridional, unas 108.000 hectáreas de tierra se han destinado al cultivo de palma aceitera y 30.000 hectáreas de bosque se han destrozado para expandir dicho cultivo.

De la palma aceitera se extrae un aceite que se usa en la alimentación. Pero desde 2005, el mercado del agrodiesel ha convertido este cultivo en un gran negocio.En 2001, el gobierno lanzó el proyecto “Palma aceitera” en el marco de su política de modernizar la agricultura.

Las empresas agroindustriales, Socapalm, Safacam y Ferme Suisse, están produciendo agrodiesel desde 2005, supuestamente para favorecer el desarrollo de energías renovables; se niegan a difundir las cantidades que extraen, solamente han informado que, parte de la producción, se exportaa Nigeria, Francia, Italia, Malasia e Indonesia mientras que otra parte es transformada por las industrias locales.

Esta expansión del cultivo de palma aceitera para la fabricación de agrocombustibles tienen enormes repercusiones en los bosques camerunenses y sobre las poblaciones que de ellas dependen. La tala de bosques para la plantación de palmas es una de las principales causas de deforestación del país y de los incendios forestales, así como la explotación de la madera por los especuladores. Además, afecta a la propiedad de las tierras y de sus recursos, lo que obliga a desplazamientos de las poblaciones, cambiando radicalmente la vegetación de los ecosistemas locales.

Es la historia de las culturas ancestrales y de sus poblaciones transformadas en proletariados rurales. Sus voces claman para que se detenga la destrucción que provocan los promotores del agrodiesel.

Fuente: Grupo Wunzihirma (de la Revista A FONDO)