residuos cero reducción de plástico en la garbancita

#ResiduosCero ¿Qué hacemos para reducir?

Cualquier política que quiera acabar con la incineración tiene que empezar por definir qué hacer para no producir residuos y separarlos adecuadamente de forma que puedan tener distintos usos. Para conseguir una ciudad libre de residuos, la idea no solo tiene que calar en los ciudadanos, sino también en los pequeños comercios de Madrid.

 

¿Qué hace una empresa como La Garbancita para reducir los residuos?

Plásticos:

En el comercio de alimentos no es lo mismo comprar las verduras en cajones y las legumbres en sacos que comprar todo en envases individualizados. Entonces nos juntaríamos con la caja donde vienen y el plástico del envase, teniendo en cuenta que algunos productos lo llevan por duplicado. Como la mayoría de lo que vendemos son frutas y verduras directamente recolectadas y traídas por el agricultor, vienen en cajas de cartón y madera o sobre palés. En los repartos que hacemos, sea a familias o grupos de consumo, ya no se usa plástico. Separamos el pedido en cajas de cartón reutilizables, de ida y vuelta. Además, priorizamos que los consumidores vengan a la tienda con su propia bolsa –a ser posible de tela. 

Papel

para imprimir los pedidos usamos papel reciclado que aportan los socios. Todo el mundo tiene a acceso a papel desperdiciado de empresas que solo lo usan por un lado.

Ciclo de vida del alimento

Se dice que se tiran dos tercios de los alimentos que se recolectan, la mayor parte de ellos en finca porque tienen defectos, o incluso algunos alimentos como las naranjas si no llegan al precio adecuado no se recolectan. En La Garbancita aceptamos los alimentos “feos” y seguimos una política de destriaje: no se paga lo mismo por un producto perfecto que por uno con algún defecto. Pero también surgen problemas en la distribución: si se hace una compra y eso no sale a tiempo se pierde. Nuestros consumidores hacen una previsión de lo que van a comprar de una semana para otra y así sabemos que una gran parte del pedido ya tiene destino. Sin embargo con la parte que vendemos en tienda hay que afinar muy bien y hacer descuentos si hay algo que está más feo. Además tenemos una cocina para los propios trabajadores. Así cuando nos llega algún producto más maduro de la cuenta va directamente allí. Por un módico precio de tres euros se come –primer y segundo plato y fruta. Otra opción a la que recurrimos para tirar lo mínimo posible es a hacer conserva. Al final, cuando necesariamente hay que tirar algo, lo echamos al contenedor marrón que ayuntamiento ha puesto para el compostaje. Tenemos que intentar que lo mínimo posible pase por el circuito de basuras

Graneles

Ofrecemos harinas, legumbres y cereales en granel. Nos gustaría que todos nuestros consumidores trajeran su bolsa te tela para llevárselos ahí, pero lo cierto es que muy pocos están lo suficientemente sensibilizados. La bolsa de papel donde se suelen transportar los graneles, difícil de reutilizar, es un residuo más que se puede eliminar con el esfuerzo de todos. 

 

Las empresas son un gran foco de contaminación y no hay una gran concienciación a la hora de gestionar sus residuos. El Ayuntamiento esta sacando medidas como las ayudas al comercio en las que se prima propuestas de reducir, reutilizar y agrocompostar,  pero tiene que haber una movilización ciudadana para conseguirlo. Queda mucho por hacer, y todo empieza porque cada uno de nosotros nos demos cuenta cada vez que vamos a comprar algo de que evitar el plástico es fundamental. El plástico son dioxinas y furanos cancerígenos que los emite la incineradora Valdemingómez. 

Todo lo que hagamos por evitar usar el plástico mejora nuestra salud. Así que recordad… ¡Hay que salir de casa con la bolsa de tela cada vez que vayamos a la compra!

Escucha el podcast entero