Desmontando el mito de que los frutos secos engordan

Hay demasiada publicidad engañosa colonizando nuestra alimentación diaria. Nos ofrecen productos milagro que curan el colesterol, nos hacen bajar el peso corporal, calcio y otras sustancias de síntesis química añadidas al género puesto a la venta para que resulte más atractivo y por supuesto mucha, mucha comida y bebida cargada de azúcares refinados y grasas trans.

Resulta sorprendente que este despliegue de supuestas buenas intenciones comerciales de tal o cual producto se centren exclusivamente en él, como si a nuestro organismo le diera igual que ingiramos cualquier cosa, en las cantidades que nos apetezcan y cuando nos venga bien. Que la adecuada nutrición humana precise de unas proporciones adecuadas de hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas y minerales parece que es asunto de estudiarlo en la escuela el día que toque la lección, y si lo he visto no me acuerdo que también hay que hacer ejercicio y cuidar-nos las emociones y afectos.

Si bien es cierto que los frutos secos son un alimento de alto valor calórico (muy adecuados para quienes realicen grandes esfuerzos físicos), sepamos que el contenido de un refresco de cola y una bolsa de patatas fritas contiene más del doble de calorías que 100 g de almendras. No vamos a entrar ahora en conocer los “valores nutricionales” de los aperitivos industrializados (puedes leer “Snaks o aperitivos salados. Cuantos menos mejor” en nuestra web), hablaremos de los frutos secos.
Forman parte de la dieta mediterránea y podemos tomarlos a diario, al igual que las verduras, frutas, cereales, legumbres y aceite de oliva, en cantidades proporcionadas. Son ricos en aceites grasos monoinsaturados (oléico y linoléico) que cumplen un papel importante en el control del colesterol, la circulación sanguínea y la salud cardiovascular. En ellos abunda el calcio, recomendados para personas con intolerancia a la lactosa, fibras que aumentan la velocidad de tránsito intestinal, ricos en minerales esenciales (dependiendo del fruto seco en cuestión), proteína vegetal de alto valor y abundante vitamina E y del grupo B.
Para cada fruto seco demos su lugar en la dieta y la despensa. En nuestra web encontrarás artículos sobre muchos frutos secos: su origen, propiedades y usos culinarios. Os dejamos aquí una muestra: PISTACHOS ENERGÉTICOS Y MUY SALUDABLES

GuardarGuardar