¿Cómo evitar la destrucción de vitaminas al cocer las verduras frescas?

– La manera en que menos vitaminas pierden es hervidas al vapor, en el caso de hortalizas con piel, es mejor no pelarlas por eso debemos siempre utilizar las de cultivo ecológico y lavarlas minuciosamente.

– Si no se hacen al vapor, la cantidad de agua será mínima, cociéndola en recipientes cerrados. El líquido de cocción debe guardarse para utilizar en sopas o purés para aprovechar las sustancias solubles. Igualmente para no ingerir de este modo sustancias indeseables, deben ser ecológicas y estar bien limpias.

– El tiempo de cocción tiene que ser el suficiente, dependiendo de la verdura usada, evitando el recocido. Además de conservar mejor las vitaminas, tienen más sabor y mejor textura si están “al dente”.

– El lavado se debe hacer con agua, sin dejarlas en remojo para evitar pérdidas de sustancias solubles.

– Cuando sea necesario cortarlas, se hará en grandes porciones, para conseguir la menor superficie de contacto con el agua.

– Siempre que la verdura lo permita, se le puede añadir unas gotas de zumo de limón o de vinagre, ya que el medio ácido protege a las vitaminas.

– No se debe utilizar bicarbonato en la cocción de las verduras, ya que, aunque aumenta el color verde, favorece la destrucción de las vitaminas.

– Si se cocinan al horno, también es mejor hacerlo con piel.

– Los sucesivos calentamientos de las verduras ya cocidas, provocan pérdidas importantes de sustancias nutritivas.