Cambiar la dieta es la mejor receta para reducir la huella de carbono

huella carbono
Cambiar la dieta es la mejor receta para reducir la huella de carbono. Este es el sorprendente resultado de un estudio encargado por la Comisión Europea en 2012, en el que se analizaban 36 cambios de comportamientos relacionados con la movilidad, la vivienda y la alimentación y su potencial para reducir las emisiones de CO2 desde nuestras elecciones personales, y la manera más efectiva está relacionada con la dieta.
Y es que es necesario que nos sensibilicemos, ciudadanos y los actores de la cadena alimentaria, sobre cómo poner en práctica una alimentación que suponga una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en todas las fases del engranaje alimentario.
En líneas generales, los requisitos de una dieta baja en carbono están relacionados con:
Consumir productos de temporada y cercanos y si es posible ecológicos.
Consumir más alimentos de origen vegetal que animal.
Utilizar la energía de forma eficiente antes, durante y después de cocinar.
Reaprovechar los restos de comida para elaborar otras recetas.
Vamos a ver con más detalle cómo podemos llegar a esa dieta ecointeligente…
Sigue leyendo