Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y alimentación agroecológica

El 25/9/2015 las Naciones Unidas aprobaron la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y 169 metas que deben presidir las acciones de instituciones internacionales, sociedad civil y gobiernos que los han aprobado y dar resultados en 2030:

1) Fin de la pobreza

2) Hambre y malnutrición cero

3) Salud y bienestar

4) Educación de calidad

5) Igualdad de Género

6) Agua para saneamiento

7) Energía asequible y no contaminante

8) Trabajo decente y crecimiento económico

9) Industria, innovación e infraestructura

10) Reducción de las desigualdades

11) Ciudades y comunidades sostenibles

12) Producción y consumo responsables

13) Acción por el clima

14) Vida submarina

15) Vida de ecosistemas terrestres

16) Paz, justicia e instituciones sólidas

17) Alianzas para lograr los objetivos

 

El Estado de la Seguridad Alimentaria y la Nutrición (2018), revela que hay 821 millones de personas subalimentadas, 38 millones de niñ@s menores de 5 años con sobrepeso y más de 672 millones de adult@s obes@s y vulnerables a diabetes tipo 2, hipertensión, cardiopatías y cáncer en el mundo. 

Por 2º año este informe conjunto FAO/OMS/UNICEF vincula el hambre y la malnutrición con el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. 

Los ODS son interdependientes entre sí. No puede separarse alimentación e inseguridad alimentaria de sus formas de producción, distribución y consumo de alimentos condicionadas por la industrialización y globalización alimentaria organizada por el mercado mundial. Subalimentación y obesidad se acrecientan con la pobreza (abordada en el Objetivo 1), desigualdad (en el 10) y violencia contra las mujeres (5) que provocan guerras (16), cambio climático (13), economía globalizada (8) y consumismo (12) que a su vez agotan, contaminan y privatizan agua (6), vida submarina (14), biodiversidad (15) y energía (Objetivo 7) e impiden el derecho a la salud (3) y la educación (4).

La Agroecología se alza frente a estos daños como un modelo de alimentación sostenible, saludable y respetuoso con la naturaleza, identidades culturales, derechos humanos e igualdad de género. Desarrolla técnicas agronómicas ecológicas contando con el territorio, la biodiversidad, la cultura campesina, el empleo digno, los circuitos cortos de comercialización y la responsabilidad compartida campo-ciudad.

Los ODS nos permiten evaluar las políticas comprometidas por los gobiernos. Evitar que queden en meras declaraciones depende de ellos, pero también de nuestra participación luchando por cada meta y por reducir el consumo superfluo que nos ata a la lógica del mercado global, depredadora y contaminante. Pasar de “consumir mucho” a “desear poco”. La alegría está en el respeto, la cooperación, los cuidados, la austeridad y la lucha por la libertad para todas las personas y todos los pueblos.

Consejo Rector de La Garbancita Ecológica. Octubre 2018