Miel con “glifosato”

El glifosato es un herbicida de amplio espectro que mata las hierbas. Es el prin­cipio activo del Round up, propiedad de Monsanto. La misma empresa ha desa­rrollado cultivos transgénicos resistentes a ese herbicida por lo que dichos cultivos son rociados con este agrotóxico, que­dando restos en las plantas que traspasan la cadena alimentaria. El científico francés Seralini ha demostrado que este herbici­da daña riñones e hígado y puede causar muerte por cáncer en ratones. El cientí­fico argentino Andrés Carrasco también demostró que causa malformaciones en anfibios. Otros estudios le atribuyen da­ños en el sistema endocrino incluso en do­sis muy bajas por lo que se asimila a otros agrotóxicos peligrosos calificados como disruptores endocrinos. La OMS acaba de calificar este herbicida como “probable carcinógeno” (paginas 27 a 29 de Tachai 48). Gran parte de los cultivos transgé­nicos de soja, maíz, colza y algodón que se producen en el mundo son resistentes al glifosato.

“Investigadores del centro Abraxis de Pennsylvania junto a la Universidad de Bos­ton han presentado un informe que muestra evidencias del herbicida glifosato en altas cantidades en productos alimenticios como la miel comprada en Philadelphia, Estados Unidos. El análisis mostró cantidades ele­vadas de este herbicida por lo que se deduce que otros alimentos cuyos resultados fueron negativos podrían haber contenido glifosato a niveles por debajo del límite mínimo.

Los resultados más impactantes se en­contraron en la miel: de las 69 muestras de miel analizadas, 41 muestras mostraron concentraciones de glifosato por encima del método LOQ, con un rango de concen­tración entre 17 y 163 ppb y una media de 64 ppb. En otras palabras 59% de glifosato. Aún más sorprendente fueron 5 muestras de miel orgánica que contenían un 45% de glifosato.

Henry Rowlands, Director de Pulso Sos­tenible, afirmó: “Esta triste noticia muestra cuán generalizado es el glifosato en nues­tra comida. Con el aumento de los cultivos transgénicos cada vez es más difícil de evitar su presencia en nuestras comidas. Si le pre­guntas a cualquier persona si permitirían los niveles de químicos tóxicos como el glifosato en sus cuerpos la respuesta, por supuesto, siempre será “No”. Es un hecho que el proce­so científico y normativo no puede evidenciar niveles “seguros” para estos productos quí­micos.

Además de la comparación de método de producción (convencional o ecológico), los resultados de miel fueron evaluados de acuerdo al país de origen del polen. La miel de los países que permiten cultivos genéti­camente modificados contenía mucho más glifosato que los países que limitan o prohí­ben estos cultivos. También se ha encontra­do glifosato en la leche materna de mujeres estadounidenses.” Raul Manisse, Ecopor­tal. (1)

En la Semana Sin Pesticidas que cada año se desarrolla entre el 20 y 30 de marzo, La Garbancita Ecológica destacamos espe­cialmente este herbicida del que se siguen infravalorando sus efectos sobre la salud, máxime cuando su alcance es muy elevado al estar asociado a los cultivos transgéni­cos. Exigir la reducción de los pesticidas nos obliga a exigir también la prohibición de los cultivos y alimentos transgénicos que intro­ducen herbicidas en la cadena alimentaria. España es uno de los países donde se en­cuentran más residuos de pesticidas en fru­tas y hortalizas (en más de la mitad de las muestras detectan residuos aunque se con­sideren por debajo de lo admisible porque la UE ha armonizado las legislaciones entre los países miembros relajando las que eran más estrictas). La legislación española no ha puesto en práctica ningún plan de reduc­ción de pesticidas, a pesar de que lo exige la normativa comunitaria. La aplicación de la producción integrada no prioriza la susti­tución de químicos por lucha biológica sino los intereses de las multinacionales agro­químicas que operan en nuestro territorio.

Por la seguridad y soberanía alimen­taria de todas las personas y todos los pueblos, reclamamos, en la Semana Sin Pesticidas, el derecho a una Ali­mentación Agroecológica, sin químicos ni transgénicos, cultivada por familias campesinas, y distribuida en circuitos cortos de comercialización.

Consejo Rector de La Garbancita Ecológica

Bibliografía y Notas:

(1) Raul Manisse. Ecopotal.net

Mas información

Tags: