Por un movimiento antitransgénico fuerte, democrático y plural

Carta abierta a Juanma González

Querido Juanma:

He preferido esperar a que se pasara la semana de conmemoración del día de las luchas campesinas recogiendo tu reflexión de que, salvo para ti mismo, no era oportuno debatir en estas fechas. La demora también se ha producido por intentar ilustrar mejor mi respuesta con hechos que expliquen el proceso vivido, evitando la simplificación.

No recuerdo que hayamos hablado sobre lo que compartimos o no en materia de transgénicos. Pero sí recuerdo una llamada telefónica tuya cuando viajábamos a Sevilla un compañero de los GAKs y yo para participar en las jornadas alternativas a la reunión europea de coexistencia (20-21/XI/2007): “si habláis de coexistencia y del PSOE se rompe la baraja”. Esta actitud avalaba nuestra expulsión, en mayo de 2005, de la coordinadora de grupos de consumo de Madrid para silenciar a quienes no compartíamos las negociaciones con el PSOE sobre una normativa de coexistencia con transgénicos y proponíamos apoyar a las plataformas que denunciaban la contaminación y estaban por acciones directas.

También recuerdo otra llamada tuya, meses después, al conocer el artículo “El movimiento antitransgénicos. Historia de un fracaso”(1) interpelándome por no haberte avisado de su salida para elaborar una réplica. En dicho artículo se hacía una valoración de las jornadas de Sevilla explicando que, a pesar de que algunas personas de los GAKs llevamos luchando desde 1998 contra las patentes y los transgénicos (2), no se nos dejó hablar de transgénicos y sólo se nos permitió presentar nuestro libro “Agroecología y Consumo Responsable. Teoría y práctica”. Tampoco tuvimos acceso al borrador de documento de conclusiones que se iba a aprobar al día siguiente para participar en su redacción final. En esas jornadas se eliminó la pluralidad de opiniones y la autocrítica. Algo diferente a sumar y no restar.

En el grupo de trabajo de transgénicos de SEAE en el que estuvimos durante varios meses y en la asamblea de SEAE de septiembre de 2012 en Albacete en la que expuse la tibieza de la posición oficial de SEAE sobre los transgénicos en todos estos años, tampoco noté que te sumaras. Esta “batalla” en la asamblea favoreció que la junta que salió de esa asamblea se comprometiera a dedicar el siguiente número de la revista Agricultura Ecológica a los transgénicos, lo que ha supuesto una excelente aportación a la semana de las luchas campesinas 2013.

La suma virtual que tú propones, desgraciadamente está haciendo escuela. Personas que lideran a las Asambleas por la Soberanía Alimentaria y representan a una organización ecologista, permanecieron totalmente en silencio en dicha asamblea. Es posible que quienes han pasado de la autogestión a la subvención tengan que medir mucho sus alianzas para no perder opciones.

Creo que has leído deprisa nuestro artículo “Paremos los transgénicos y los agrotóxicos. Basta ya de doble lenguaje” (3) en el que proponemos la adhesión a la campaña europea STOP THE CROP promovida por Amigos de la Tierra y Corporate Europe, pero también a la campaña “Los Agrotóxicos matan”, promovida por la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones Campesinas (CLOC). Denunciar los agrotóxicos y no sólo los transgénicos significa sumarnos con todas las consecuencias a las luchas campesinas del Sur donde sufren de forma más cruel los efectos de los químicos y los transgénicos en la agricultura y la alimentación.

¿Qué ha hecho COAG -miembro de la Vía Campesina al igual que la CLOC- respecto a la campaña “Los agrotóxicos matan” que pide su desaparición no sólo en Latinoamérica sino en todo el mundo?  ¿Qué ha hecho COAG en la ciberacción fotográfica a la que convocaba la campaña unitaria “No Quiero Transgénicos”? En las 642 fotografías resultado de la foto-acción (4) y en unas cuantas más publicadas en la web de COAG recogiendo la acción ante el ministerio (5), sólo comparecen Eduardo López y Jerónimo Aguado que, aunque ya no es presidente nominal de la Plataforma, es el hombre de COAG en dicha Plataforma desde su inicio. En el reportaje fotográfico sólo se han sumado un puñado de mujeres, a las que felicito (Teresa Piqueras, técnica de medio ambiente a nivel estatal y agricultoras de Cantabria, León, Zamora, Palencia, Jaén, Almería, Murcia y Extremadura). ¿Dónde está el compromiso de COAG con esta acción unitaria contra los transgénicos cuando no comparece ningún responsable ni sindical ni técnico de cereales, de frutas y hortalizas, de ganadería…? Ni siquiera de apicultura y agricultura ecológica que son sectores claramente perjudicados.

¿En qué dirección está sumando Jeromo en la lucha contra los transgénicos, a favor de la movilización popular o a favor de mantener la financiación de los proyectos que le sostienen? ¿Por qué sigue siendo el representante de la Plataforma Rural en una acción en defensa de la agricultura y la alimentación libre de transgénicos, cuando ha sido cuestionado por recibir durante 3 años (de 2007 a 2010) un salario de la Fundación Ashoka (6) con la que el contrato le obliga a una vinculación de por vida (7), y cuando CIFAES y la Universidad Paulo Freire, impulsadas por él, también han recibido financiación de la Fundación Avina para la recuperación de semillas locales (2001-2002) (8) y para iniciar la Universidad Rural. Avina y Ashoka -para quien aún no lo sepa- son fundaciones mantenidas por los intereses de la industria del amianto y de la industria biotecnológica, muy cuestionadas en Latinoamérica, pero también aquí, por cooptar a los líderes de los movimientos sociales (9). Ecologistas en Acción, junto con otras ONGs latinoamericanas y españolas ha promovido un manifiesto para mostrar los intereses ocultos de estas fundaciones (10) y pedir la desvinculación total de las organizaciones -y sus personas representativas- que defienden la ecología, la biodiversidad y la soberanía alimentaria de estas fundaciones.

La batalla de los transgénicos debe ganarse con l@s agricultor@s. Y no podremos hacerlo sin romper con algunos argumentos expuestos en la Universidad de Zaragoza en el acto central de campaña, el viernes 19 de abril 2013:

“los agricultores siembran transgénicos porque las cooperativas les engañan”;

“este maíz insecticida no debe darse a las personas sino sólo a los ani
males”;

“sale más caro sembrar maíz transgénico (hay unas pérdidas en torno a 200 euros/ha de ingresos netos)”.

Llevamos muchos años de cultivos transgénicos, los agricultores son personas adultas y, a estas alturas, no es posible alegar ignorancia y menos aún, decir que no saben echar cuentas. Una organización agraria que dice estar por el principio de precaución desde 1998 y más recientemente por la prohibición, al menos del maíz transgénico, no ha conseguido en 15 años que sus agricultores cesen de sembrar transgénicos ni ha mantenido una oposición clara a los piensos transgénicos para el ganado. Si hubiera habido un buen trabajo de información y sensibilización a través de todos los sectores agrícolas y ganaderos y en cada territorio, hoy habría una levantada en contra de estas semillas y de estos piensos no sólo en las ciudades sino también en el mundo rural vivo. Este trabajo sostenido durante años permitiría, ante la reforma de la PAC, plantear la transición de la agricultura química que tanto daño está causando a la agricultura ecológica. Las mayores víctimas son siempre l@s agricultor@s, trabajador@s agrícolas (y sus familias), porque están más cerca de los agrotóxicos ya que son quienes los aplican. Eso sí que sería sumar y no restar.

Hay que apoyar los argumentos positivos, lo que supone combatir los negativos. Cuando un argumento es negativo, sumarse a él supone aumentar la resta (más por menos, menos). Por el contrario, cuando un argumento es negativo, negarlo supone aumentar la suma (menos por menos, más).

El artículo que ha motivado tus observaciones no dice que las organizaciones miembro de la Plataforma Rural y las Asambleas por la Soberanía Alimentaria TIENEN LA CULPA DE TODO. Eso lo dices tú en una interpretación personal. El artículo se refiere a los burócratas de algunas organizaciones que, desde 2005, quisieron llegar a un acuerdo con el PSOE a cualquier precio. Hablamos de los dirigentes que, años después, siguen sin hacerse autocrítica ni por el resultado de esa política negociadora ni por haber calumniado y marginado a quienes habíamos mantenido que la coexistencia era imposible. En el año 2005, el 90% que se empeño en negociar estaba equivocado y el 10% que estábamos en contra, teníamos razón. No vale escudarse en la mayoría porque, en muchas ocasiones, la mayoría se puede equivocar.

En 2010, la Plataforma Rural -con todas sus organizaciones miembro- y Greenpeace retoman el buen camino iniciando una movilización estatal unitaria sobre la ciudad de Zaragoza que, con sus limitaciones (un lema de baja presión “No quiero transgénicos”), era muy importante. Nos volvimos a sumar a pesar de que la falta de autocrítica anunciaba un movimiento táctico de poca profundidad. Efectivamente, tras la manifestación de Madrid del año siguiente, esa movilización se frenó sin dar razón alguna.

En este año de 2013, parecía que algunos burócratas iban a sumar desde la base a raíz de una reunión estatal en Zaragoza, el 9 de febrero, organizada por las ASAP. Acudimos a ella en nombre de La Garbancita y los GAKs. Pero nuevamente comprobamos que esta reunión no era para sumar sino que algunos consideran las estructuras de coordinación como una herramienta para controlar a todo lo que se mueve. Al igual que en Sevilla seis años antes, no nos dejaron hablar. El argumento fue que ya teníamos como representantes de nuestro territorio a los burócratas de la ISAM. Casi todos los participantes a esa reunión eran ingenieros agrónomos buscándose la vida en la agroecología, lo cual es lícito. Pero eso es una red clientelar y no un movimiento social. En esta reunión de Zaragoza no hubo propuestas de contenidos porque los ponían las organizaciones grandes y, en particular, la revista Soberanía alimentaria, Biodiversidad y Culturas. Tampoco se informó de los contenidos de dicha revista ni de sus participantes.

Algunos representantes confunden el interés general de la organización con el suyo particular. Necesitamos que las necesidades del movimiento antitransgénico no estén tan condicionadas por los intereses de quienes trabajan para las organizaciones grandes haciéndonos creer, a veces, que aún son parte del movimiento social al que pertenecieron. Igualmente, de quienes llevan muchos años al calor de la subvención y ya no saben hacer otra cosa. Pero también, como señalamos en este artículo y en otros que hemos aportado a esta campaña 2013 (11), debemos protegernos de los políticos globalizadores, de las instituciones que deberían velar por la salud, el medio ambiente y la seguridad alimentaria, y, sobre todo, de los científicos que maquillan las barbaridades de las multinacionales.

Los debates sinceros y constructivos pueden provocar tensión, pero si ayudan a difundir los argumentos para que tod@s podamos hacernos nuestro propio juicio y las decisiones colectivas favorezcan a la gente y no a los poderes económicos y políticos, bienvenidos sean. La tensión no procede de una opinión particular, sino de las contradicciones reales. Flaco favor le hacemos al movimiento contra los transgénicos si no clarificamos lo que está pasando, incluyendo las diferentes posiciones que se dan.

Conozco bien a la Plataforma Rural porque trabajé en ella en sus orígenes. Cuando los GAKs y el SOC, en el “V Foro por un mundo rural vivo” (septiembre 2006), llevamos una propuesta conjunta de debate sobre los transgénicos, se consensuó en uno de los grupos de trabajo pero no pudimos debatirla en el plenario, porque los jefes decidieron finalizar el foro para que la gente volviera a sus casas antes. De esta manera, nuestra propuesta no llegó a debatirse ni a hacerse pública. En enero de 2007 escribimos una carta a todas las organizaciones miembro de Plataforma Rural de la que aún no hemos obtenido respuesta (12).

Antes de sumar hay que pensar con qué fines y en qué dirección. Después hay que crear las condiciones democráticas y participativas que faciliten la cooperación de colectivos, organizaciones, instituciones y personas que trabajamos contra los transgénicos. La pluralidad es la fuerza del movimiento.

¿Qué es lo que estamos sumando en esta semana del 17 de abril de 2013? ¿Cuál es el plan? ¿A dónde nos dirigimos? Circuló en la lista de SEAE una iniciativa que contenía planes pero de eso no volvimos a hablar. Se esfumó algo de mayor alcance como una ILP. ¿Por qué no concretamos un trabajo de medio y largo plazo que aglutine a todo el movimiento en una tarea común?

A título personal, Juanma, quiero hacerte una sugerencia. Las ideas deben debatirse con ideas, pruebas, documentos, procesos históricos y respeto. En tu carta descalificas mi actividad y la de los colectivos en los que trabajo como una RESTA que le viene bien a Monsanto. No es propio de alguien que representa a la Red de Semillas despachar con semejante argumento a alguien que, desde una prolongada oposición a los transgénicos, no opina como tú. Desde que algunos en 2004 rompieron la unidad antitransgénica en el estado español y algunos nos opusimos en minoría, estoy acostumbrada  a recibir este tipo de ataques. Sin superar el sectarismo y las injurias, la unidad antitransgénica será siempre precaria. Eso, tal como demuestran los hechos, sí que beneficia a Monsanto.

Pilar Galindo, 28 de abril de 2013

Anexo

—– Mensaje reenviado —–

De: JuanMa González

Para: Lista SEAE

Enviado: Miércoles 17 de abril de 2013 19:32

Asunto: Re: [SEAE] Campaña 17 de Abril. Dia de las luchas campesina.”Paremos los cultivos transgénicos y los agrotóxicos. Basta ya de doble lenguaje.”

Estimada Pilar, me he pensado varias veces sin contestar y aún más en un día en el que hay que sumar NO restar. Pero es el que artículo (http://urcm.net/dev/N50-garbancita/joomla/index.php/17-de-abril-de-2013-dia-de-las-luchas-campesinas/1357-paremos-los-cultivos-transgenicos-basta-ya-de-doble-lenguaje) RESTA y MUCHO…..para eso tenemos al Sr. Mulet-MONSANTO.

Totalmente de acuerdo en muchas cosas, ya te lo he comentado en varias ocasiones, no podemos hablar solamente de cultivo, los piensos, la coordinación estatal, etc……pero dejar caer que: Acsur-Las Segovias, Amigos de la Tierra, CAS, CERAI, CECU, COAG, Ecologistas en Acción, Entrepueblos, Emaus, Global Nature, GRAIN, ISEC, Movimiento de Jóvenes Rurales Cristianos, Movimiento Rural Cristiano, Mundubat, Perifèries, Red África-Europa, SEAE, SOC-SAT, Sodepaz, Universidad Rural Paulo Freire, Veterinarios sin Fronteras, Xarxa de Consum Solidari, Alianza por la Soberanía Alimentaria de Castilla la Mancha, Aliança per la Sobirania Alimentària de Catalunya, Alianza por la Soberanía Alimentaria de Córdoba, Alianza por la Soberanía Alimentaria de Euskal Herria, Alianza por la Soberanía Alimentaria de los Pueblos de Castilla y León, Extremadura Sana-Asap, Iniciativa por la Soberanía Alimentaria de Madrid, Movimiento por un Aragón Libre de Transgénicos y hacia la Soberanía Alimentaria, Plataforma Andalucía Libre de Transgénicos, Plataforma per la Sobirania Alimentaria del País Valencià, Greenpeace, Red de Semillas ‘Resembrando e Intercambiando’, Salvia y Som lo que Sembrem, TIENEN LA CULPA DE TODO, es faltar a la realidad y de nuevo RESTAR. Y sumar es LUCHAR y así es como muchas organizaciones estarán estos días http://noquierotransgenicos.wordpress.com/actividades-201/, SUMANDO.

Te recuerdo además que SEAE (de la cual eres socia) está en Plataforma Rural, por lo que podrías pedir a la JD que fueras la representante de SEAE en ella y así poder construir desde dentro.

Saludos, JuanMa González

Notas:

[1]  Pueden encontrarse aquí.

[2]  Ver archivo documental en la sección Transgénicos y Agrocombustibles de la web de La Garbancita Ecológica.

[3]  http://www.lagarbancitaecologica.org/Paremoslostrangenicosbastadedoblelenguaje.pdf

[4]  http://www.flickr.com/photos/94215222@N06/

[5]  http://www.flickr.com/photos/81482220@N05/sets/72157633267005632/

[6]  http://spain.ashoka.org/fellow/jer%C3%B3nimo-aguado-mart%C3%ADnez

[7]  Ver página 5 de: www.reputacioncorporativa.org/multimedia/audios/mari-a-calvo-directora-ashoka-emprendedores-sociales

[8]  http://www.esporus.org/recursos/iniciatives_per_la_recuperacio_de_la_biodiversitat_cultivada/espain/semillas_C%5B1%5D_IFAES.doc

[9]  http://urcm.net/dev/N50-garbancita/joomla/index.php/globalizacion-y-qlibre-comercioq/1363-avina-y-ashoka

[10]  http://urcm.net/dev/N50-garbancita/joomla/index.php/globalizacion-y-qlibre-comercioq/1095-organizaciones-sociales-y-ambientales-latinoamericanas-y-espanolas-denuncian-las-consecuencias-de-la-actividad-de-fundaciones-supuestamente-filantropicas

[11]  Ver en el siguiente enlace: http://urcm.net/dev/N50-garbancita/joomla/index.php/17-de-abril-de-2013-dia-de-las-luchas-campesinas

[12]  http://urcm.net/dev/N50-garbancita/joomla/index.php/transgenicos-no-no-y-no/282-carta-a-los-miembros-de-la-plataforma-rural-carta-informativa-del-contexto-de-polemica-sobre-coexistencia-y-doble-lenguaje