Guacamole náhuatl

El término guacamole proviene de la voz náhuatl “Ahuacamolli”, unión de dos vocablos “ahuacatl” (aguacate/testículos) y “molli” (mezcla). Dice la leyenda que el dios Quetzalcoatl regaló esta receta a su pueblo para el disfrute de la mezcla de aguacate, chile y tomate.

Con la colonización española de Mesoamérica y el rodar de este plato por otros lugares se le fueron añadiendo otros ingredientes como cebolla, pimientos variados, cilantro, perejil, limón o aceite de oliva.

Lo que sí sabemos de tradición muy antigua en México es que el guacamole hay que prepararlo en el molcajete con su temolote, es decir, un mortero y su mazo de piedra. Esta forma de preparación es la que da al guacamole la textura y sabor característico.

A continuación os traemos la receta tradicional casera de la salsa guacamole para que lo podáis hacer con productos frescos agroecológicos.

 Ingredientes para 4 personas

  • Dos aguacates maduros grandes
  • Dos tomates medianos maduros
  • Un cuarto de pimiento rojo de asar
  • Una rama cumplida de perejil
  • Una cebolleta
  • Un limón
  • Aceite de oliva
  • Sal al gusto

     

 

Preparación

Pelamos los aguacates y echamos la pulpa en un mortero grande o fuente honda que sirva como tal. Con la maza del mortero lo vamos machacando hasta obtener una pasta más o menos homogénea. Colocamos en medio las dos semillas del aguacate porque evita la oxidación.
Picamos muy finamente el tomate, el perejil, la cebolleta y el pimiento. Sacamos las dos semillas de aguacate y echamos las verduras picadas que removeremos y macharemos con la maza. Espolvoreamos la sal, vertemos el jugo del limón y por último el aceite. Volvemos a remover y machacar con la maza. Cuando esté bien mezclado volvemos a colocar las semillas del aguacate.

Nota:

Podemos tomarlo en rebanadas de pan tostado, tortas de maíz o nachos.

Tus ingredientes ecológicos en La Garbancita
Disfrutar de una alimentación saludable está en tus manos
Visita la tienda