Jalea de membrillo

Con el otoño llegan los deliciosos membrillos que solo podemos disfrutar durante un periodo muy corto del año. Por eso para aprovecharlos al máximo os enseñamos a hacer jalea de membrillo casera. Utilizaremos lo que nos ha sobrado de la receta de membrillos caramelizados. La jalea de membrillo es ideal para acompañar platos salados y repostería.

 Ingredientes

  • Caldo de cocer 2 ó 3 membrillos grandes con piel y con la parte dura que contiene las semillas envueltas en un saquito.
  • La mitad del volumen de líquido de azúcar panela o 250 g. de miel.
  • Cáscara de 1/6 de limón sin la parte blanca.

Preparación

Colar el caldo pasándolo por una gasa escaldada y humedecida puesta en un colador grande. Con este procedimiento obtendremos una jalea transparente.

Mezclar el líquido con el azúcar o la miel y poner a fuego muy bajo hasta que se disuelva totalmente. Subir el fuego hasta ebullición suave y dejar cocer sin remover hasta llegar al punto de jalea: tomamos un poco de jalea con la cuchara de madera y se deja caer. Las últimas gotas presentarán una consistencia espesa, como de jarabe. Se tarda entre 20 y 30’, dependiendo de la cantidad de líquido y calidad del membrillo.
Sacar la cáscara de limón, verter en moldes o tarros de cristal y dejar enfriar.

Tus ingredientes ecológicos en La Garbancita
Disfrutar de una alimentación saludable está en tus manos
Visita la tienda
Tags: