Membrillos caramelizados a la miel

Los membrillos son una dulce fruta de temporada muy codiciada por su sabor y por el poco tiempo de que disponemos de ella al año. Por eso aprovechamos estas semanas para traeros una receta para preparar los membrillos de forma deliciosa y que los disfrutéis al máximo.

 Ingredientes

  • 2 ó 3 membrillos grandes
  • 3 cucharadas soperas generosas de miel
  • una cucharadita de canela en polvo
  • una rama de canela
  • agua

 

Preparación

Lavar y limpiar bien la piel quitando la pelusilla. No pelarlos. Cortar los membrillos en dos desde el pedúnculo hacia abajo. Sacamos el corazón duro con las semillas y lo envolvemos en un saquito de cocina bien atada.
Ponemos los membrillos en una cacerola y los cubrimos de agua, echamos el saquito con las semillas y la rama de canela. Poner a hervir, primero a fuego fuerte unos 10’ y luego bajarlo para que cueza a su amor. Vigilar la evaporación del agua y añadir más si fuera necesario. Tiene que quedar un poco más de la mitad del agua inicial. Están cocidos cuando al pincharlos la carne no ofrezca resistencia.

En caliente, escurrirlos bien en un colador grande quitando el máximo posible de caldo y reservar este líquido. Sacar la bolsita y tirar su contenido. Sacarlos del colador y secarlos con un trapo.

Poner la miel en una sartén y saltear los membrillos a fuego mediano hasta caramelizarlos. Ponerlos en una fuente y espolvorear con canela molida. Los tomamos tibios o fríos.

¿Cuál es el misterio de cocer las semillas con el corazón en un saquito? Pues que es ahí y en la piel donde se encuentra la pectina, sustancia natural que usamos para dar consistencia a las mermeladas, evitando cocciones largas y el uso excesivo de azúcar para espesarlas. En este caso, con ese caldo vamos a preparar una rica jalea de membrillo. ¿Cómo hacerla? Aquí tienes la receta: Jalea de membrillo.

Tus ingredientes ecológicos en La Garbancita
Disfrutar de una alimentación saludable está en tus manos
Visita la tienda
Tags: