Suero oral casero para el verano

En verano: agua, más agua y otra vez agua.

No nos referimos a la de la piscina, la playa y la ducha, aunque también. En verano no nos cansamos de repetir que hay que beber mucha agua, aunque no sintamos sed. Con el calor estamos perdiendo líquido a un ritmo más rápido que en otra época del año y con el agua perdemos también sales minerales y electrolitos y podemos llegar a la deshidratación. En especial debemos estar vigilantes con l@s niñ@s pequeñ@s y l@s ancian@s, ya que les afecta más el calor y no son tan conscientes de la necesidad de beber a menudo.

En caso de que observemos un cansancio excesivo, somnolencia o dolor de cabeza, podemos tomar la llamada “limonada alcalina” o “suero oral casero” que repone en poco tiempo los elementos perdidos.

Esta es su receta:

1 litro de agua hervida durante cinco minutos. Cuando esté templada añadir el zumo de un limón o dos, dependiendo del tamaño; una cucharada sopera de azúcar, media cucharadita de café de sal y un cuarto de cucharadita de bicarbonato.

Para practicar deporte con temperaturas altas, llevar este suero es conveniente pues va a aportar la glucosa necesaria para el músculo y las sales que se pierden con el sudor.

También es adecuado para las clásicas diarreas estivales pero siempre teniendo en cuenta que la diarrea no sea bacteriana porque el azúcar alimenta a las bacterias.

Cuando se trata de bebés con posible deshidratación o descomposición de vientre, lo mejor es ir en seguida al médico o recurrir al suero oral específico que venden en farmacias porque una diferencia en las proporciones puede ser vital en un organismo tan pequeño.