Actividad física, deporte y vida sana

A menudo actividad física y deporte son términos utilizados para expresar la misma idea pero no son sinónimos, con lo que conviene delimitar su significado.

Cuando hablamos de actividad física nos referimos a aquellos ejercicios que tienen como objetivo mejorar la salud, el estado de forma, la estética corporal o simplemente como entrenamiento. Su principal diferencia con los deportes es que no se realiza actividad competitiva. En cuanto a los deportes, tienen su origen en actividades lúdico-competitivas que involucran a dos o más adversarios, en ocasiones dispuestos en diferentes equipos, que llevan a cabo relaciones de cooperación/ oposición para conseguir una determinada meta u objetivo (hacer más goles que el rival, por ejemplo).

Para conseguir estar en forma y tener una vida saludable no hace falta realizar deporte de competición, pero sí ejercicio físico. Incluso podríamos decir que las exigencias físicas y psicológicas que de la búsqueda del máximo rendimiento se derivan, en ocasiones hacen que la competición deportiva tenga poco de saludable (lesiones, sobreesfuerzos…etc).

Adquirir unos hábitos de práctica de ejercicio físico regular desde edades tempranas sería la mejor forma de cimentar una vida activa y saludable. La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda para, entre 5 y 17 años, la práctica de, al menos, 60 minutos diarios de actividad física de moderada a intensa (http://www.who.int/dietphysicalactivity/factsheet_young_people/es/). Sin embargo, las autoridades educativas españolas parecen no darle gran importancia a la educación física escolar.

Mientras la obesidad infantil y los problemas que de ella se derivan aumentan cada vez más entre nuestros niños y adolescentes (http://www.who.int/dietphysicalactivity/childhood/es/), las horas lectivas de Educación Física se encuentran en la cuerda floja. Con la aplicación de la nueva ley educativa (LOMCE) se aumentan las horas semanales destinadas a las asignaturas instrumentales (Lengua, Matemáticas, Conocimiento del Medio…), reduciéndose de otras materias. Serán los gobiernos autonómicos quiénes decidan si la materia perjudicada es Plástica, Música o aquella que ahora nos ocupa, Educación Física.

Así pues, si deseamos garantizar que el ejercicio físico regular forme parte de los hábitos de los más jóvenes, deberían aumentarse las horas dedicadas a la actividad física en los centros escolares. En nuestro contexto éstos son los espacios compartidos por todos los niños y niñas con independencia de sus condiciones socioeconómicas, y el lugar privilegiado para promover un modo de vida saludable.

GuardarGuardar