Dieta saludable a nuestro alcance

¿Qué es una dieta saludable?

 

Una dieta saludable es la que nos proporciona salud física a quienes la practicamos y salud social y ecológica a la sociedad.

No es suficiente una dieta saludable sólo para algunas personas o para gente con dinero, olvidando que la mayoría sufre una dieta insuficiente que causa hambre y enfermedades por desnutrición o una dieta basada en alimentos industrializados con escasos nutrientes y abundancia de tóxicos.

La dieta saludable es una componente de la Seguridad Alimentaria entendida como el derecho a una alimentación sana, suficiente y saludable. Este derecho es indivisible. Debe lograrse no sólo para una parte de la sociedad, sino para todos. Si cada uno sólo miramos a nuestra propia seguridad alimentaria, este derecho no hace más que retroceder. Sólo habrá seguridad alimentaria si es para todas las personas.

Una dieta saludable debe ser variada, contener los nutrientes necesarios (proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas, minerales, oligoelementos) y agua (no es un nutriente pero somos 70% agua) en las cantidades y proporciones adecuadas, con alimentos de temporada, producidos cerca de donde se consumen (y no en el otro lado del mundo) y cuya producción respete los ciclos de la naturaleza, el clima, la biodiversidad, el mantenimiento de la vida en el campo en condiciones dignas, y el trabajo digno y con una retribución justa. Es decir, los alimentos no sólo tienen propiedades nutritivas materiales para las personas que los consumen. También deben tener propiedades: sociales para los pueblos; éticas, para una convivencia segura, justa, pacífica; y ecológicas, para sostener la armonía de la vida en la madre tierra.

 

Malos hábitos alimentarios e inseguridad alimentaria

Sabemos que millones de niñ@s enferman y mueren, cada año, por faltade alimentos en los países empobrecidos. Según datos de UNICEF (Fondo Internacional de Socorros para la Infancia), organismo de la ONU que estudia la situación y las necesidades de los niñ@s en el mundo, en el año 2008 murieron por desnutrición 8,8 millones de niñ@s menores de 5 años (24.000 diarios). Pero también sabemos que millones de niñ@s y jóvenes mueren por alimentarse con productos nocivos, cargados de tóxicos y poco nutritivos. Debemos hacer algo al respecto. Lo primero es investigaren lo que tenemos más cerca. Hemos oído que algunos de por aquí toman demasiadas chuches, coca-colas, bollos industriales, alcohol, tabaco y demasiado pocas frutas y verduras. ¿Lo investigamos?

 

¿Cómo educarnos en una dieta saludable?

 

Para la educación alimentaria no basta con buenas intenciones, ni siquiera con tener mucha información. Transmitir conocimientos alimentarios de manera comprensible exige partir de los problemas alimentarios de la gente, estimular su pensamiento y aportar soluciones desde colectivos sensibilizados.

Todo lo que se haga tiene que contener dinámicas participativas, aunque diferentes según las edades. Para los más pequeños, predominio de juegos, además de escenas, representaciones, gráficos e imágenes. Para los más mayores, además de los recursos anteriores, análisis y conocimiento colectivo de sus propios hábitos alimentarios y su preocupación por el peso y la salud. En todos los casos, orientaciones prácticas y alternativas de consumo responsable.

Nuestro objetivo es fomentar una alimentación equilibrada, asociando los buenos hábitos alimentarios con la salud, el disfrute y la
prevención de la obesidad y otras enfermedades.
 

Los niños y niñas pueden incorporar hábitos saludables si trabajamos bien con ellos. Sus hábitos no están consolidados, y por lo tanto son susceptibles de empezar bien o cambiar. Estos hábitos son decisivos en su desarrollo intelectual, físico y social. Ayudándoles a mejorar su vida y la de sus semejantes mediante una buena cultura alimentaria, también nos ayudamos a nosotros, los adultos.

GuardarGuardar