Niveles altos de colesterol en la sangre

El colesterol es una sustancia cerosa que usa el cuerpo para proteger los nervios, para la fabricación de tejidos celulares y para producir determinadas hormonas. El hígado fabrica todo el colesterol que necesita el cuerpo. El cuerpo también obtiene colesterol cuerpo para proteger los nervios, para la fabricación en forma directa de los alimentos que come (como los huevos, las carnes y los productos lácteos).

Los niveles altos de colesterol (también llamado Hipercolesterolemia) pueden aumentar la probabilidad de padecer problemas cardiacos, accidente cerebrovascular y otros problemas. Es la principal causa de muerte en los países desarrollados y supone el 35% de los casos; su forma de presentación es la muerte súbita.

El término médico para los niveles altos de colesterol en la sangre es trastorno lipí­dico, hiperlipidemia o hipercolesterolemia.
Los estudios más recientes muestran que, en España, aproximadamente del 20 al 25% de los adultos de edades me­dias presentan el colesterol total superior a lo deseado. En la práctica, uno de cada cuatro pacientes en las consultas de aten­ción primaria está diagnosticado de dislipidemia. Los estudios demuestran que la modificación del estilo de vida reducen en gran medida el riesgo de sufrir una  enfermedad coronaria (como un infarto de Miocardio) a lo largo de la vida.

Aunque tres de cada cuatro pacientes con dislipidemia reciben tratamiento far­macológico, únicamente uno de cada tres o cuatro pacientes diagnosticados y tratados en España está controlado adecuadamente.

Causas

Hay distintos tipos de colesterol. Los siguientes son los más nombrados:

  • Colesterol total es la suma de todos los colesteroles combinados.
  • Lipoproteína de alta densidad (colesterol HDL); con frecuencia llamado colesterol “bueno”.
  • Lipoproteína de baja densidad (colesterol LDL); con frecuencia llamado colesterol “malo”.

 

La Hipercolesterolemia depende en parte de factores genéticos y de la genética (predisposición familiar a tener el co­lesterol elevado) pero también, y en gran medida, consecuencia de una vida poco saludable con una dieta rica en grasas, sobrepeso y la vida sedentaria.

 

Existen también enfermedades asociadas al colesterol anormal, como:

  • Diabetes
  • Enfermedad renal
  • Síndrome ovárico poliquístico
  • Embarazo
  • Glándula tiroides hipoactiva (hipotiroidismo).

 

Algunos medicamentos, como ciertos anticonceptivos, diuréticos, betabloqueadores y algunos fármacos usados para tra­tar la depresión, también pueden elevar los niveles de colesterol.

El tabaquismo no causa niveles de colesterol más altos, pero puede reducir el colesterol HDL (“bueno”).

 

Pruebas y examen

La hipercolesterolemia se diagnostica a través de un análisis de sangre realiza­do tras 12 horas de ayuno. No existe con­senso sobre cuándo realizar dicha analí­tica pero generalmente se recomienda hacer el primer examen de colesterol a la edad de 20 años. Toda persona debe realizarse su primer examen de detección hacia los 35 años en los hombres y a los 45 años en las mujeres.
Las cifras de colesterol óptimas varían en función de varios factores y sobre todo del riesgo cardiovascular determinado mediante unas tablas. Los objetivos generales son:

  • LDL: 70-130 mg/dL (los números más bajos son mejores)
  • HDL: más de 50 mg/dL (los números altos son mejores)
  • Colesterol total: menos de 200 mg/dL (los números más bajos son mejores)
  • Triglicéridos: 10-150 mg/dL (los números más bajos son mejores)

 

Tratamiento

Las medidas que debemos tomar para mejorar las cifras de colesterol y prevenir una ataque cardiaco son:

  • Dejar de fumar. Éste es el cambio más importante que usted puede hacer para reducir su riesgo de cardiopatía y acci­dente cerebrovascular.
  • Consumir alimentos que sean na­turalmente bajos en grasa, entre ellos, gra­nos integrales, frutas y verduras.
  • Usar salsas y aderezos bajos en grasa.
  • Evitar alimentos que tengan mu­cha grasa saturada.
  • Hacer ejercicio regularmente.

 

Dieta para pacientes con dislipemia o hipercolesterolemia

(Recomendaciones dietéticas para la prevención arterosclerosis en la población general) Las siguientes recomendaciones dietéticas mas específicas le pueden ayudar:
Tabla dieta colesterol

 

Muchas personas evitan llegar a tener que tomar fármacos hipolipemiantes (que bajan el colesterol) aunque la necesidad de tomarlo también depende de otros factores como

  • Edad.
  • Factores de riesgo cardiovascula­res: diabetes, hipertensión, obesidad
  • Fumar

 

La hipercolesterolemia de origen genético suele ser más difícil de controlar y muchas veces requiere tratamiento farmacológico.

Existen varios tipos de medicamentos para ayudar a bajar los niveles de coleste­rol y funcionan de diferentes formas. Las estatinas son un tipo de fármaco que re­duce el colesterol y son los más efectivos para disminuir la probabilidad de padecer una cardiopatía. Como ya se ha indicado anteriormente, existe un consenso sobre cuándo iniciar el tratamiento en prevención secundaria pero no en cuándo iniciarlo de forma preventiva (prevención primaria). El consumo de estatinas, como el resto de fármacos, puede tener efectos secundarios:

-El efecto adverso más grave es la destrucción muscular, que puede ir desde los dolores musculares hasta formas más graves, como la miopatía (dolor y/o debi­lidad muscular o la rabdomiólisis (afección muscular grave, con debilidad y dolor muscular y fallo renal).
-Algunos usuarios de estatinas han apreciado problemas de pérdida de la memoria, olvidos y confusión.
-Las personas que son tratadas con estatinas pueden tener un mayor riesgo de incrementar sus niveles de azúcar en sangre y de desarrollar diabetes tipo 2.
-Algunos medicamentos interactúan con lovastatina  y pueden aumentar el riesgo de daño muscular.

 

Bibliografía

Guía de Dislipemia de Fisterra.
Dislipemias: manejo de las dislipemias en atención primaria. Barcelona:
semFYC Ediciones; 2012.
MedLine Plus. Niveles altos de colesterol en la sangre.

GuardarGuardar