Té verde contra el cáncer

Diversos estudios realizados a lo largo de los últimos años, sugieren una acción beneficiosa del té verde en la prevención del cáncer.

Un tercio del peso de las hojas de té contiene una clase de polifenoles, llamados catequinas y éstas moléculas son las grandes responsables del potencial anticanceroso. En el té negro no existen al destruirse en los procesos de fermentación.

La composición en catequinas varía según su lugar de cultivo y la diversidad de las plantas utilizadas, habiéndose observado que el que posee más catequinas es el té japonés.

Otro aspecto a tener en cuenta es el tiempo de infusión. El ideal es de 10 minutos para que libere las catequinas y se debe beber en no más de una hora, después de dos horas habrá perdido todos sus polifenoles.

Para que tenga poder de prevención se deben tomar de tres a cuatro tazas de té verde repartidas a lo largo del día.

Pero no se puede dejar sólo al té verde la responsabilidad de luchar contra las enfermedades. Una alimentación completa y equilibrada, rica en frutas, hortalizas y verduras de temporada y escasa en grasas saturadas; mucho ejercicio y bienestar psicológico, son las armas que hemos de empuñar cada día para tener una vida saludable.

 

Fuente: Libros: “Anticáncer, una nueva forma de vida” del Dr. David Servan-Schreiber y “Los alimentos contra el cáncer” de los doctores Richard Béliveau y Denis Gingras.