Tortilla de espinacas, pimiento y atún

 

Ingredientes (para cuatro personas)

  • 6 huevos
  • ¼ kg. de espinacas
  • 1 cebolla mediana
  • ½ frasco de pimiento morrón en tiras
  • 1 lata pequeña de atún en aceite de oliva
  • Aceite de oliva
  • Un chorrito pequeño de leche

Preparación

En una sartén honda, sobre el aceite de oliva poner a rehogar la cebolla cortada en juliana a fuego muy lento. Lavar las espinacas, cortarlas en tiras e irlas echando sobre la cebolla. Dejar que se reduzcan y subir el fuego para eliminar el agua, cuando ya estén rehogadas, añadir el pimiento cortado en trozos. Apartar escurriendo el aceite sobrante.

 

Batir bien los huevos hasta que estén espumosos, echar un golpecito de leche para que salgan más suaves. Añadirle la verdura rehogada y el atún sin el aceite. Sal no es necesaria porque ya llevan el pimiento y el atún.

 

En una sartén plana antiadherente, poner un poco de aceite, lo suficiente para “mojar” el fondo y los laterales retirando el resto. Poner fuego suave y verter toda la mezcla, removiendo con una paleta de madera para que se cuaje un poco por dentro y no se quede el centro de la tortilla demasiado líquido. Cuando ya esté algo cuajada (más o menos según el gusto) dejar dorar por el fondo, dar la vuelta con un plato y dorar por el otro lado.

 

Apunte dietético

Este es una receta altamente proteínica por la combinación del huevo y el atún. También aporta grasas aunque las del atún son grasas cardiosaludables (omega 3). El huevo contiene grasas saturadas e insaturadas, pero la yema también tiene lecitina que ayuda a mantener el colesterol en sangre impidiendo que se pegue a las arterias. La combinación de vitaminas en esta simple tortilla es de las más completas: Huevo (A, D, E, B1 y B2), Atún (A, D, B2, B3, B12 y B9 o ácido fólico), Espinacas (A, C, E, K, B2, B3, B6 y B9), Cebolla (C, E, B6 y B9) y Pimiento (A, C, E, B2, B3 Y B6).

 

Tampoco es desdeñable el contenido de minerales: calcio, fósforo, hierro, cinc, yodo, potasio, magnesio, sodio, azufre y sodio. Las espinacas, la cebolla y el pimiento aportan algunos hidratos de carbono y sobre todo antioxidantes: betacaroteno y clorofila la espinaca y licopeno el pimiento. Por último, la aliína de la cebolla fluidifica la circulación sanguínea. Se puede considerar un plato equilibrado porque proporciona prótidos, lípidos y glúcidos pero además es que está buenísimo.